‘The Hunger’, Vampiros con Problemas Existenciales

Dirigida por Tony Scott en su debut como cineasta en el 83, The Hunger es un film de vampiros, mitad thriller erótico y mitad horror, quizás mejor recordado por la actuación del omnipresente David Bowie. El film es una adaptación ligera de la novela homónima de Whitley Strieber (1981). Más tarde el autor escribiría dos secuelas (2001, 2003)

Decir “esta no es la típica película de vampiros” es un gran cliché, pero es justamente lo que el director nos sugiere al mostrarnos en una secuencia videoclipera y con una marcada idiosincrasia estética, a la banda Bauhaus interpretar Bela Lugosi’s Dead en los primeros minutos del film. Bela Lugosi es, por supuesto, el gran actor que interpretó al tercer Drácula del cine allá por 1931. Scott trata de decirnos de esta forma, que está a punto de alejarse de los convencionalismos del género. Como siempre, cada director trata de “redefinir”, o darle un pequeño twist, o expandir la mitología vampírica y creo que dentro de todo, Tony Scott lo consigue.

Catherine Deneuve y David Bowie dan vida a Mirian y John Blaylock, una pareja de vampiros aristocráticos y amantes de la música clásica, que se dedican a seducir personas para después alimentarse de ellas. La diferencia con otra clase de nosferatus es que ellos no cuentan con colmillos, sino que poseen unas pequeñas dagas en forma de anj, con las que degüellan a sus víctimas. El anj, vaya ironía, es un jeroglífico egipcio que simboliza a la vida. Tampoco tienen ningún problema con la luz solar y pueden ser reflejados en los espejos. Son como vampiros más reales.

A través de flashbacks aprendemos como en el siglo XVIII, Mirian seduce y posteriormente convierte a John en su acompañante. Esta práctica es común en ella, ya que es un vampiro de 6000 años, tal vez el primero, lo que crea una conexión con Carmilla, la primera novela de vampiros y de carácter lésbico escrita por Sheridan Le Fanu en 1872 (mucho antes que Drácula de Bram Stoker).

Durante la primera hora del film vemos a un John inseguro, con problemas de sueño, buscando reafirmar el amor que su pareja siente hacia él. Todo esto parece indicar una sola cosa: John está envejeciendo y el tipo está aterrado. Aparentemente Mirian es la única que goza de inmortalidad, más no así sus amantes. Entra en escena la Dra. Sarah Roberts interpretada por la más hermosa que nunca, Susan Sarandon.

La Dra. Roberts se especializa en el envejecimiento prematuro de primates por falta de sueño, creando una equivalencia medio científica a la situación actual de John. En The Hunger el vampirismo es mostrado como un virus que va infectando lentamente a las células humanas. Si bien lo abordan un tanto superficialmente, no deja de ser interesante cómo incorporan este elemento al film. Hasta ese entonces, este enfoque era bastante original.

A The Hunger siempre la consideré como la hermana menor de Blade Runner, no solo por el parentesco de los hermanos Scott sino que comparten ciertos temas en común como la soledad y ese aferramiento desesperado a ese poco de vida que nos queda. Se podría crear un paralelo entre Roy Batty y John Blaylock, ya que los dos son víctimas del tiempo y de alguna manera, son traicionados por sus creadores.

Por medio de un excelente trabajo de maquillaje, vemos como Bowie en su etapa más Thin White Duke va envejeciendo de una forma acelerada al más puro estilo Dorian Grey y es imposible no sentir lástima por él, sobre todo cuando reclama la promesa de vida eterna. I’m a Blackstar

Casi sin perder tiempo, Mirian  seduce a la Dra. Roberts y la convierte en vampiro a través de una escena super sexy de sexo lésbico. En el guión original sugerían que el personaje de Susan Sarandon estuviera ebria cuando sucede la acción, y que de esta forma resultara menos chocante su sometimiento sexual, pero la actriz se negó, alegando que la decisión que toma su personaje es 100% conciente.

Finalmente el titulo hace alusión al hambre, al ansía, a esa necesidad de satisfacer el instinto animal, y a la vez, es una metáfora a la adicción a las drogas que resonaba con intensidad en la década del 80. La película propone la pregunta: Elegirías o no una vida eterna como adicto?

La banda sonora está compuesta más que nada por música clásica realzando ese toque sofisticado del film. Tenemos al genial Flower Duet de Lakme que da esa sensación de levitación, un poco de Schubert y por último, Funtime, un tema de Iggy Pop escrito por Bowie, dándole un contraste post punk goth industrial a las escenas urbanas.

Una de las cosas fascinantes del film es como tenemos a estos dos protagonistas femeninos tan opuestos: por un lado tenemos a Mirian, que está tan necesitada de compañía, a simple vista, una mujer subyugada; y, por el otro lado, a la Dra. Roberts, un personaje independiente que decide su propio destino.

No voy a develar el final, pero los productores querían secuelas, así que la historia culmina con una contradicción total a lo que el film proponía hasta ese momento. Una cachetada en la cara. En mi cabeza, no cuenta y es mejor omitirla.

Obviamente la película fue un fracaso de taquilla (igual que Blade Runner) y Tony retomaría su carrera como director de comerciales hasta que 3 años después daría el gran salto a Hollywood gracias a Top Gun.

Más tarde el film se adaptaría a una serie de TV en los 90, como una Dimensión Desconocida pero explorando temas de índole sexual, sin mucha relación al material fuente. Presentada por Terence Stamp en la primera temporada y por el mismo Bowie en la segunda.

Más allá de un final no del todo satisfactorio, The Hunger es un triunfo gracias a sus imponentes visuales, a su atmósfera intoxicante, a su concepto elegante y a la creación de escenas impactantes y memorables. De igual forma, gracias a la experiencia del director en el mundo de la publicidad, el film funciona como un compilado de hermosas y horrorosas secuencias autosustentables. Es ese raro monstruo en el que las partes son mucho más que el todo final.

Acerca de Claudio Guzmán 6 Articles
Me gusta el cine, la música, la mitología griega, los amaneceres y las largas caminatas en la playa... Si me eliges, te prometo buenas conversaciones y ser un mal amigo fiel.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D