‘Starship Troopers’, la divertida sátira bélica-galáctica de Paul Verhoeven

Películas hay y muchas. Algunas nos dejan marcados de por vida y no dejan de asombrarnos sin importar cuántas veces las hayamos visto. Pero de vez en cuando, se estrenan otros dos tipos de cintas: las que injustamente quedan en el olvido y que cuentan con la misma riqueza artística que las más aclamadas, y las que alguna vez vimos y amamos cuando niños, pero con el paso del tiempo también las olvidamos sin darnos cuenta. Lo genial de ambas es que al revisitar esos filmes, nos damos cuenta el por qué amamos tanto el Séptimo Arte. Cada semana quiero rescatar cuantas películas de ese tipo sean posibles.

Yo tendría unos ocho años cuando le pedí a mi padre que rentara esta película. Tenía poco que había visto por primera vez la trilogía original de Star Wars, así que el ver en el póster de Starship Troopers a unos bichos en el espacio contra unos soldados me atrajo bastante. Grande fue mi sorpresa al comenzar a ver esta película: sangre, miembros volando, desnudos, groserías, etc. Varias secuencias de violencia se quedaron muy grabadas en mi mente. Curiosamente sí me gustó bastante la cinta, pero no la volvería a ver hasta diez años más tarde.

Ya con mis 23 años encima, creí que era buen momento darle un nuevo vistazo a esta película, y cuál va siendo mi segunda sorpresa al final que me doy cuenta que fue dirigida por Paul Verhoeven, uno de los directores más incómodos que haya conocido Hollywood (responsable de RoboCop, Basic Instinct, Total Recall). Ahora sí, toda esa violencia y sátira que me había impactado en Starship Troopers cuando niño cobraba sentido.

La película se sitúa en un futuro donde para obtener la ciudadanía, uno se debe enlistar en las fuerzas armadas o la flota espacial durante un año. Pasado ese lapso de tiempo, uno tiene al libertad de hacer con su vida lo que quiera. Algunos calificarían esta película de pro-militarista, pues es un comercial del ejercito de casi dos horas. Pero la verdad es que eso es lo de menos, ya que Verhoeven rodea la película de un humor bastante negro y muchos, muchos insectos.

Y es ahí donde radica el encanto de Starship Troopers, en esa violencia con tintes de humor, que a pesar de ser bastante brutal, nos causa risa al final (bichos destrozando humanos, aplastándolos. ¡Ah!, la ironía). El humor que Verhoeven maneja en la película es muy similar al de Kubrick en Full Metal Jacket, nada más que aquí Verhoeven le añade todavía un poco más de osadía, quizá porque él un tiempo estuvo enlistado en el ejercito durante su juventud.

¿Por qué sacar esta película de El Baúl?

Si nos ponemos a analizar, ya no hay filmes igual de osados como Starship Troopers, donde se destrocen cuerpos humanos, se mutile a mujeres o haya escenas donde a un niño se le motive a usar un arma. Debajo del agua, Paul Verhoeven hace su pequeña crítica a los medios de comunicación, influyendo en el idealismo de los jóvenes, motivándolos a ser patriotas, a vivir la vida al máximo. ¡Qué va si tuve sexo hoy con una soldado!, quizá mañana ambos estemos muertos. Es lo de menos.

Starship Troopers es una joyita del sci-fi con acción apta para esos cinéfilos que de verdad aguanten los golpes bajos en el estómago que Paul Verhoeven acostumbra en sus películas. Los dejo con el trailer oficial.

Acerca de Ricardo Trejo 95 Articles
Dicen por ahí que me parezco a Doug Narinas. David Fincher es mi pastor, nada me faltará. Amante del formato IMAX. A veces hago podcasts con mis amigos. Me encuentran en Twitter y Letterboxd como @id0ug.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D