‘Planes, Trains & Automobiles’, el extraño que salvó una vida

Es una verdadera pena que John Hughes haya dirigido solamente ocho películas, a pesar de que escribió los mejores guiones del cine familiar y de comedia de las últimas décadas, porque su trabajo detrás de cámaras fue igual de fascinante. Su quinta película, Planes, Trains & Automobiles, es un ejemplo más de su genialidad para retratar problemas típicos de los ochenta con una grandiosa humanidad.

Tras Ferris Bueller’s Day Off , juntó a dos grandes de la comedia y aprovechó al máximo la personalidad cálida y agradable de ambos. Steve Martin y John Candy nunca más volvieron a trabajar juntos, pero si Candy no hubiera fallecido en 1994, una reunión seguramente habría sido de lo más interesante del cine de los 90 o posterior. En esta película, ambos se interpretan a sí mismos al extremo, con ese humor que probablemente ya no sea tan bienvenido en el género ahora mismo, pero que entonces funcionaba a la perfección sin que sea posible encontrarlos insoportables.

Martin interpreta a Neal, un padre de familia en viaje de negocios, que lo único que quiere es regresar a casa para el Día de Acción de Gracias. Sin embargo, una serie de eventos desafortunados que comienzan con un vuelo desviado por la inclemencia del tiempo, lo ligarán a Del (Candy), un hombre extrovertido que no sabe cuando callarse y realmente no tiene anécdotas interesantes como para amenizar la compañía.

Tanto Martin como Candy son polos opuestos, uno simpático por ser un manojo de nervios y el otro simpático por lo irritante. La mágica interpretación de ambos hace que sus personalidades no sean tan pesadas como deberían ser, y verlos interactuar es hilarante cuando no es nostálgico. Ambos van metiéndose en desgracias accidentales que los empujan a permanecer juntos a pesar de que Neal apenas lo aguanta, pero a medida que pasan los días y la odisea se vuelve más loca, su paciencia va llegando al límite.

Está la gran comedia que rodea la trama durante la mayor parte de la película, pero a pesar de que se trata de un brillante guion por parte de Hughes, realmente no hubiera sido lo mismo con otros actores. Todo está en la mirada perdida de Candy, que proyecta una falsa alegría que se vuelve evidente a medida que avanza la historia, así como la falsa sonrisa de Martin, que se va convirtiendo en honesta sabiduría hacia el final, lo que hacen de esta obra algo mucho más interesante que una simple comedia acerca de dos extraños totalmente diferentes que se conocen un día y sacan a relucir lo mejor y lo peor del ser humano en situaciones adversas.

El guion de Hughes aprovecha la destreza de ambos para tocar más que interesantes puntos sobre la añoranza, la familia, la amistad, la empatía, y por sobre todo, la solidaridad en momentos de vicisitudes inevitables. Habla acerca de mantener la humanidad en un mundo de extraños que se cruzan en estaciones de trenes o aeropuertos sin mirarse las caras, pretendiendo que son los únicos en tener problemas reales. Es verdaderamente una maravillosa película que recuerda la importancia de, como mínimo, levantar la mirada al caminar y sonreír a alguien más, que eso podría ser suficiente para alegrar el día a un extraño, y si tenemos la posibilidad de hacer algo más, tomarlo sin dudar.

Los últimos cinco minutos de Planes, Trains & Automobiles son para arrancarse el corazón y tirarlo a la pantalla. Es una gran lección que no necesita mucha descripción ni diálogos, solamente una dirección sutil por parte de Hughes, que retrata la calidez de sus protagonistas sin sentimentalismo, pero con mucha emoción y valor. Y nada como la mirada nuevamente viva y sinceramente feliz de John Candy para el plano final, para recordar la esencia humana de la comedia de los ochenta, interesada en no solo hacer reír, sino en contar historias que sean recordadas por más.

Acerca de Emmanuel Báez 2386 Articles

Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D