‘Hércules’, el hijo de Zeus que vivió y amó entre mortales

Quienes somos fans de los relatos sobre los dioses griegos, sabemos que estos por muy interesantes y fascinantes que resultan, son bastante enfermos y retorcidos. Zeus era todo un loquillo a la hora de hacer hijos y conquistar mujeres, y todo por el simple hecho de ser “el dios mayor.” Pero por supuesto, la casa de Mickey Mouse no nos iba a relatar todas las infamias que Zeus y Hades habían hecho en el Olimpo, sino todo lo contrario: ablandar la historia y hacerla entrañable para los más pequeños o primerizos. Era 1997 y en un apogeo donde Disney no cesaba de entregar clásicos, surgió uno llamado Hércules, dirigido por Ron Clements y John Musker (aquella dupla que nos trajera Aladdín y La Sirenita).

Tratándose de un tema divino, la historia comparte ciertas similitudes con la de Jesús (creció en la tierra, adoptado por una pareja humilde, aprendió un oficio, etc.), o incluso con el mismo Superman si nos vamos a un terreno más geek. De cualquier forma, estamos ante una historia más de un dios caminando entre mortales, sin saber sus orígenes y sintiéndose como un marginado (recién lo vimos en Man of Steel). Los años pasan y a Hércules le es revelado el por qué de su enorme fuerza, el por qué mira a las estrellas y se pregunta qué hay más allá. Emprende un viaje en busca de sí mismo y obtiene sus respuestas. Es entrenado y se convierte en un campeón olímpico, pero ¿y después?. Aquí es donde entra la genialidad de la película.

¿Por qué sacar esta película de El Baúl?

Uno de los enormes aciertos de Hércules es Megara (doblada en latinoamérica por Tatiana Palacios), el interés amoroso de “Herc” (como le dice ella de cariño), y es que Disney se animó a hacer de este genial personaje femenino alguien auto suficiente, y quien no es la damisela en peligro, sino se hace pasar por ella (el estudio repetiría un año después este personaje con Mulán). Guarda un cierto rencor con los hombres por ser ingenuos, tontos y decepcionantes. Meg es una mujer que ha sufrido bastante, y por lo mismo, un saco de músculos y cara bonita (es decir, Hércules) no la va a conquistar fácilmente. “A veces es mejor estar sólo… así nadie te lastima.”, dice ella en algún momento de la película. Y es aquí donde la verdadera lección de humildad llega para nuestro héroe, y no es que pase por una serie de pruebas para saber lo que es ser humano, sino todo lo contrario, abrazar su vulnerabilidad y guiarse por su instinto. Hacer las cosas de corazón y lograr maravillas. Esto es lo que finalmente conquista a Megara: logra ser él mismo, se muestra como es, acepta sus defectos y admite que toda su fuerza no siempre será suficiente contra las adversidades de la vida.

¿Demasiado bueno para ser verdad? De hecho sí, porque aquí entra nuestro segundo personaje y quien muy merecidamente se roba todas sus escenas. Estamos hablando del tío de Hércules, aquel que no sentía un nudo en la garganta desde que comiendo un cóctel se le atoró un camarón: Hades. Este personaje en sí es favorito de muchos en la mitología griega (algunos consideran que su suerte fue injusta), y Disney se encargara que fuera memorable. Una especie de “Guasón Griego”, que nos mata de risa, pero a la hora de ser malvado, de castigar, de enviarnos al inframundo, lo hace en serio y sin rodeos. El Hades de Disney, para mí, es el tercer mejor villano de Disney a lado de Scar y Hopper (Bichos).

Hércules merece salir de El Baúl, merece que ese bizarro diseño de arte sea rescatado junto con su genial banda sonora. Por mucho que la voz de nuestro héroe se escuche graciosa doblada por Ricky Martin, es una de esas historias que nos puede dejar una pequeña enseñanza, ya sea de humildad, amor o confianza y perseverancia en sí mismo, que es precisamente, de lo que nos habla el tema oficial de la película con el cual despediré nuestra columna de hoy. Disfruten.

Acerca de Ricardo Trejo 95 Articles
Dicen por ahí que me parezco a Doug Narinas. David Fincher es mi pastor, nada me faltará. Amante del formato IMAX. A veces hago podcasts con mis amigos. Me encuentran en Twitter y Letterboxd como @id0ug.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D