‘Deep Impact’, el apocalípsis humano que antecede a la catástrofe

deep impact post

Películas hay y muchas. Algunas nos dejan marcados de por vida y no dejan de asombrarnos sin importar cuántas veces las hayamos visto. Pero de vez en cuando, se estrenan otros dos tipos de cintas: las que injustamente quedan en el olvido y que cuentan con la misma riqueza artística que las más aclamadas, y las que alguna vez vimos y amamos cuando niños, pero con el paso del tiempo también las olvidamos sin darnos cuenta. Lo genial de ambas es que al revisitar esos filmes, nos damos cuenta el por qué amamos tanto el Séptimo Arte. Cada semana quiero rescatar cuantas películas de ese tipo sean posibles.

Sin duda, las películas que tienen que ver con la exploración del espacio exterior son de mis consentidas. La mayoría de ellas nos exigen tener un pensamiento que va más allá de nuestra forma de vida cotidiana. Nos obligan a imaginar escenarios a veces impensables, pero que igual no dejan de ser interesantes. Por ello, Febrero será un mes dedicado completamente al espacio aquí en El Baúl. Particularmente en la década de los 90 y principios de los 2000, se produjeron bastantes películas con tramas que tenían que ver con las estrellas, ya sean de tipo apocalíptico o para filosofar un rato. Sin embargo, la directora Mimi Leder (Pay It Forward) y Steven Spielberg unieron esfuerzos y entregaron una cinta que bien podría encontrarse en un punto medio.

En 1998, Michael Bay estrenó Armageddon, cinta que también abordaba el tema de la destrucción de la Tierra, pero con su conocida adicción a las explosiones. Ese mismo año estrenó otra cinta con la misma premisa, pero esta adoptó una perspectiva bastante particular: la crisis humana que antecede a una catástrofe.

“Puedo prometerle esto, Srta. Lerner, y a todos ustedes, a todos los que están escuchando mi voz. En algún momento en los próximos diez meses, nos asediarán nuestros peores temores e inquietudes. Pero también puedo prometerles esto: la vida continuará. Sobreviviremos.”

Deep Impact relata los meses que anteceden al inminente choque de un asteroide con la Tierra. Este es descubierto una noche por un joven aficionado a la astronomía (Elijah Wood) y quien envía la información al observatorio de su localidad. Lamentablemente, el astrónomo que logra calcular la trayectoria del objeto muere en un accidente mientras este intentaba alertar a sus colegas. A pesar de ello, los gobiernos del mundo logran enterarse de la oscura noticia y comienzan a trabajar en medidas para garantizar la supervivencia humana.

Morgan Freeman encarna en esta película al primer presidente (que yo recuerde) de color de los Estados Unidos en la pantalla grande. Algo que me encanta en cada una de sus escenas es que además de una genial actuación, va por pasos. Su personaje es metódico y bastante frío. Es nuestro guía a través de la película, y una de las líneas clave la acabo de citar. Tomando en cuenta lo que dice el presidente, la película pasa de ser un blockbuster a un drama. A lo largo de la cinta, se nos van presentando numerosos personajes, cada uno con un tiempo exacto y suficiente en pantalla. Se les desarrolla tan bien a todos, que nos van contagiando cada uno de sus miedos. Somos testigos del derrumbe psicológico que comienza a tomar partida antes de que el asteroide choque contra la Tierra.

¿Por qué sacar esta película de El Baúl?

Como mencionaba al inicio de la columna, Armageddon de Michael Bay le robó bastante los reflectores a Deep Impact, haciéndola quedar como una película lenta, aburrida y en donde casi no hay explosiones. Pero en días en el que ya pudimos disfrutar otro apocalípsis depresivo, como lo es Melancholia de Lars von Trier, Deep Impact podría recuperar en el público el enfoque que desde un principio pretendió: retratar la crisis humana que antecede al desastre físico. La directora Mimi Leder hace un genial trabajo llevando al espectador por todo el proceso que requiere informar al mundo (cual futuro análisis forense) sobre una noticia tan oscura como lo es la extinción humana, y al mismo tiempo, las reacciones que tienen las personas al enterarse de ello. Las nuevas decisiones difíciles que tendrán que considerarse y algunas de ellas, deriven en heroísmo si se trata de un asunto de vida o muerte.

Ese es el encanto de Deep Impact, su elenco. Tenemos grandes actores (James Cromwell, Laura Innes, Leelee Sobieski, Vanessa Redgrave y un genial Robert Duvall) en los numerosos personajes que logran transmitir emocionalmente las horas finales antes del golpe, y quizá algunos de ellos hayan cumplido sus sueños, otros hayan sacrificado su vida y algunos más hayan encontrado redención, pero al final, todos coincidirán en que están listos para el siguiente paso: la vida después del impacto. Sobrevivir.

Los dejo con el trailer oficial enfocado en esa emotividad que diferencia notablemente a esta película de otras cintas de desastre.

Acerca de Ricardo Trejo 95 Articles
Dicen por ahí que me parezco a Doug Narinas. David Fincher es mi pastor, nada me faltará. Amante del formato IMAX. A veces hago podcasts con mis amigos. Me encuentran en Twitter y Letterboxd como @id0ug.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D