‘El Príncipe de Egipto’, la pequeña épica de DreamWorks

el principe de egipto post

Y cito a los dragones porque en mi opinión, DreamWorks filmó su obra maestra en 2010 con tan genial entrega, pero a veces se nos olvida mirar un poco años atrás y darnos cuenta que antes de caer en el cliché de realizar película completamente enfocadas a los gags, DreamWorks alguna vez hizo una historia que se ponía a los puñetazos con Disney. Hoy rescatamos a El Príncipe de Egipto.

Si no me equivoco, esta fue la segunda entrega animada por parte de los recién inaugurados estudios en los años noventa, y establecía la historia de Ramsés y Moisés, dos hermanos quienes eran hijos del faraón de Egipto y anhelaban con convertirse en una figura autoritaria como su padre. Pero Moisés era diferente, si bien le encantaba su forma de vida, algo le decía que no era parte del palacio del faraón.

En una de tantas noches de fiesta, Moisés se entera que no es hijo del faraón y huye desconcertado. Aún atormentado por las revelaciones de aquella mujer de nombre Miriam y que se hace llamar su hermana, Moisés mata accidentalmente a un guardia que azotaba a un viejo esclavo y huye de Egipto, pero este regresara no sólo para redimirse, sino para liberar al pueblo que alguna vez torturó.

La primera vez que vi esta película, he de decir que me perturbó un poco, dado que la secuencia inicial muestra tortura, algo que me hizo preguntarme en ese entonces si estaba viendo la película correcta. Pronto fui cautivado por la historia y conmovido por los hechos que desembocaran en la liberación del pueblo de Egipto. Fue hasta que en una visita de mi abuela a casa, yo estaba viendo por segunda vez la película y ella sólo se quedó observándome, hasta que por fin lo dijo, “¿ya te diste cuenta que esta película relata un pasaje de la Biblia?”. Yo me quedé sorprendido, pero a la vez respondía a muchas de mis preguntas, como el por qué de las plagas, o de el arbusto en llamas, o mejor aún, el mar abriéndose ante los ojos del pueblo de Egipto. Fue que a partir de ahí, la película la vi con un nuevo enfoque y aplaudí a DreamWorks la tarea monumental de llevar una de las historias más famosas a la pantalla grande de mano de geniales artistas no solamente en la parte del elenco, sino también en la música (Hans Zimmer entregó otro score supremo), efectos especiales (las secuencias de las plagas y el mar abriéndose son obras de arte) junto con el diseño artístico que es maravilloso.

¿Por qué sacar esta película de El Bául?
No soy una persona religiosa, ni tampoco les vengo a predicar nada, aquí hablamos de cine y de cine solamente, y El Príncipe de Egipto entra ahí. Una película que a lo mejor de manera indirecta nos relataba una de las historias más duras y trágicas que se puedan conocer, una manera de encontrar redención, de mantener la fe, o simplemente, de contemplar las maravillas del Dios que tanto habla la Biblia.

Lo cierto es que El Príncipe de Egipto es la pequeña obra maestra de DreamWorks. Una película digna de Oscar, filmada para ganar el Oscar, con encuadres de Oscar y “actuaciones” de Oscar, al menos en las voces. Curioso es que este estudio de animación haya decidido arrancar con semejante épica y con el paso de los años comenzara a inclinarse por historias más sencillas y chistes de pipí y popó. Aún con ese detalle y a mi edad, creo firmemente en que El Príncipe de Egipto no fue hecha especialmente para los niños (o tal vez sí lo era, pero sin subestimar su apreciación artística), la película es un drama animado y funciona como tal, y que si se hubiera filmado en estos días, segurísimo se estaría robando un Premio de la Academia. Un épica bíblica que sutilmente sorprendió y conmovió al público cinéfilo y que hasta la fecha guarda en sus corazones. Tal vez incluso, sembró algunas semillas de creencia, pero bueno, ahora sí ya nos estamos metiendo en terreno divino.

Los dejo con una de las secuencias más hermosas de la película acompañada de ese majestuoso score del señor Zimmer, la secuencia que me ha robado el aliento desde que tenía nueve años y al mismo tiempo, me sigue enchinando la piel.

Acerca de Ricardo Trejo 95 Articles
Dicen por ahí que me parezco a Doug Narinas. David Fincher es mi pastor, nada me faltará. Amante del formato IMAX. A veces hago podcasts con mis amigos. Me encuentran en Twitter y Letterboxd como @id0ug.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D