‘Top Secret!’, una de las mejores parodias del cine de espías

Los hermanos Zucker se dieron a conocer con la inolvidable comedia Airplane! en 1980, pero realmente creo que fue Top Secret! la primera gran parodia que realizaron en toda su carrera. Esta definitivamente no será una opinión popular, pero hay tanta jovialidad en la juventud y virginidad cinematográfica de Val Kylmer, así como mucha más madurez y detalle en el humor del guion, como para negar que la película es casi una obra maestra del género que explotó en esa década.

Y Kilmer realmente tiene mucho que ver. Fue su primer trabajo como actor y se desenvuelve notablemente, quizás con cierta incomodidad en algunas partes, aunque eso solo aporta a su interpretación, ya que su personaje se encuentra perdido en varias ocasiones y termina siendo arrastrado a las situaciones disparatadas que llenan la historia. Es también encantador, lo cual suma nuevamente a su papel del joven cantante de música rock que visita Alemania del Este y se convierte accidentalmente en espía para una resistencia que busca rescatar a un científico.

La trama es tan simple como es posible, pero las distracciones son perfectas, y aún hasta cuando quieren descansar un momento de las bromas, hay gags en segundo plano que se roban la atención de formas inesperadas. Hay varios trucos que los Zucker repiten tras el éxito de Airplane!, como gags que aprovechan de la edición o efectos de cámara más que ingeniosos, pero acá están multiplicados, logrando que la comedia sea casi imparable durante los 90 minutos.

En esta película vuelven a trabajar junto a Jim Abrahams, que posteriormente se separó de ellos y fue a realizar su propia parodia con las dos películas de Hot Shots!, quizás un poquito inferiores, pero bastante simpáticas igualmente. Acá actúan también Lucy Gutteridge, actriz cuasi-desconocida que dejó de trabajar en la siguiente década, y que por lo general tuvo una agradable presencia, aunque resaltan los secundarios como Omar Sharif (Doctor Zhivago, Lawrence of Arabia) e Ian McNeice como un agente encubierto de vendedor ambulante ciego que tiene pocas líneas, pero todas geniales.

Pero la película es de Val Kylmer, que realmente canta en las varias secuencias musicales que están esparcidas durante la película, y que para nada están exentas de bromas inesperadas e hilarantes. No es para menos que las coreografías son buenísimas, y que las canciones mismas son muy contagiosas. Por si fuera poco, la película está repleta de referencias y guiños a otras películas, aún cuando no las está parodiando, y las que sí son víctimas de la intención incluyen éxitos de décadas pasadas como Goldfinger o Jaws. Ni siquiera el clásico de The Wizard of Oz se salva, y entre la parodia y el simple guiño, la referencia es estupenda.

La mayoría de las parodias funcionan por la falta de lógica o porque juegan con los chistes de forma totalmente aleateoria y sin ninguna justificación. Top Secret! es el ejemplo perfecto, definitivamente la que más aprovecha el tiempo sin dejar espacio para el descanso, y es hasta penoso que poco o nada se la mencione cuando se habla de este tipo de comedias, donde siempre resaltan títulos como Superagente 86 o Spaceballs.

Tras la trilogía de The Naked Gun, los Zucker ya casi no trabajaron en el género, que realmente ya no es bien recibido por el público, que está acostumbrado a parodias realmente poco dignas como las de Scary Movie, así que si quieren visionar el estilo en su punto más alto, ya saben a que década ir.

Acerca de Emmanuel Báez 2282 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D