‘Killer Klowns From Outer Space’, la invasión de los payasos asesinos

killer klowns post

Es imposible que no guste una película que muestra a una raza extraterrestre que tiene la forma de payasos. Piensen por un momento en la cantidad de veces que el Hollywood más comercial contó historias sobre alienígenas, y en la mayoría de los casos verán que tienen el mismo aspecto de siempre. Probablemente algo flacos, con ojos grandes y cabeza en forma de trompo invertido; pero no, estos son seres con forma de payasos, porque sí.

Killer Klowns From Outer Space es una joya del cine B ideada, producida y dirigida por los hermanos Chiodo en 1988 que se convirtió en éxito de culto y con justa razón. Todos los clichés del cine de terror en manos de un grupo de actores tan malos que podrían haber matado a los payasos de risa, pero que por eso mismo se vuelven en parte indispensable de la diversión que supone verlos tomar las decisiones más idiotas de la lista con tal de que la historia siga adelante. La trama sigue a una joven pareja y un policía mientras la invasión de estos monstruos del espacio comienzan a capturar a los habitantes de un pueblo de las formas más estrafalarias posibles.

Pero aún dejando de lado el argumento de que “es tan malo que es bueno”, y poniéndose un poco detallistas, hay que darles merecido crédito a los Chiodo por varias razones. La película costó unos $2 millones y gastaron absolutamente todo en el diseño de producción, incluyendo eso los sets, los automóviles alienígenas y por supuesto, el maquillaje de los payasos que, si no fuera porque se trata de una comedia de horror, serían realmente espeluznantes. Estos seres y Pennywise podrían reunirse al mejor estilo Freddy vs Jason y seguir atormentando a otro pueblo de puros adolescentes y ancianos inválidos.

El humor no es acertado en la mayoría de los casos, pero todo el tono ridículo de la obra hace que sea imposible detenerse, simplemente para ver qué otra clase de locura sigue en la siguiente escena. Así pasamos de ver un show de títeres que termina en muerte a un grupo de pandilleros cuyo líder termina sin cabeza tras un breve pero hilarante enfrentamiento con un payaso pequeño. Porque el plan de estos payasos asesinos del espacio exterior es bastante directo, aunque confuso; llegaron a la Tierra para cosechar humanos y eliminar a los que intentan defenderse, y sus medios tecnológicos para emprender este cometido es la base de las mejores bromas de la película.

Por supuesto, predecible como es, tiene que haber un viejo incrédulo que se la pasa denostando a todos porque cree que su edad le hace valer más que los demás, y cuando comienza el caos, decide no ayudar a nadie. Obviamente es un placer verlo morir cuando le llega su turno, y cuando termina convertido en títere, es dulcemente irónico por lo cliché de su comportamiento.

Los efectos especiales fueron realizados por los mismos realizadores a un costo muy bajo, lo cual es bastante evidente desde el principio. No que eso realmente afecte en nada, sino todo lo contrario, todo suma para que la experiencia sea más absurda, aun si por momentos pase de ser simpáticamente insoportable a simplemente estúpida, pero eso sería tomar en serio la premisa, algo que de por sí sería bastante tonto. En resumen, Killer Klows From Outer Space es cine ochentoso sin pelos en la lengua en cuanto a la ridiculez que plantea desde el principio hasta el final, cuando aparece en escena un payaso gigante al mejor estilo King Kong, que es obviamente el líder de esta maligna misión que concluye -porque no podría ser de otra manera- con fuegos artificiales.

Por supuesto, el broche de oro es la canción oficial de The Dickies, que lleva el mismo título de la película, y pueden escucharlo acá.

 

Acerca de Emmanuel Báez 2334 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D