‘Explorers’, viaje al espacio para niños cinéfilos

explorers post

Incluso si algunos de nosotros no quisimos ser astronautas cuando éramos chicos, es muy probable que todos en algún momento hayamos mirado hacia arriba y nos preguntamos qué había ahí, imaginándonos alguna respuesta que podría haber sonado disparatada si la decíamos en voz alta. Solo puedo imaginar lo que una película como Explorers habrá significado para los chicos más imaginativos en la década de los 80, en la que el cine seguía explorando con mucha valentía qué clase de locuras podrían haberse visto más allá de las estrellas a causa de películas como Star Wars muchos años antes.

Y eso que Explorers fue un tremendo fracaso y una de las peores experiencias como director de Joe Dante, que venía de hacer la maravillosa Gremlins con los ánimos bien en alto ya que esa fue un gran éxito, pero se encontró con una producción problemática, un guion en borrador que mutó incontables veces durante la filmación, y un abrupto corte de trabajo por parte de la Paramount. El cineasta había presentado una edición sin pulir a los ejecutivos mucho antes de terminar la película, y estos lo despidieron y decidieron estrenarla tal cual la habían visto, sin terminar.

Explorers sigue a un trío de chicos que desarrollan una amistad a partir de que uno de ellos sueña una noche con un misterioso circuito que luego terminan construyendo, descubriendo que se trata de un dispositivo de transporte espacial que podría llevarlos afuera del planeta. El debut como actor de Ethan Hawke lo pone en el centro de la historia en el papel de Ben Crandall, el chico con el sueño extraño a partir del cual nace la aventura. Le cuenta luego a su amigo Wolfgang (River Phoenix también en su primera película), un pequeño superdotado con habilidades científicas muy por encima de su edad. Ambos reciben en el grupo a Darren (Jason Presson) un chico de familia problemática que los ayuda en su emprendimiento a pesar de que al principio no cree nada.

La película es probablemente lo más lineal y directo al grano que podría ser una película infantil, ya que ni se toman el tiempo en introducir a los protagonistas antes de comenzar a emprender el viaje. Todo comienza directamente en la habitación de Ben, mientras se ve en el televisor que muestra La Guerra de los Mundos, y él tiene el sueño del circuito, que luego resulta ser una forma de contacto por parte de una vida extraterrestre. La historia se desarrolla entonces de forma bien sencilla, sin mucha presencia adulta, con algunos gags más que simpáticos, pero la joya está en las constantes referencias a clásicos del cine en toda la obra. Constantes guiños a Star Wars, The Island Earth, Poltergeist, Forbidden Planet y otros, hacen que sea mucho más placentero prestar atención a los detalles para ver qué otro guiño estará escondido. Y si prestan atención, verán el trineo de Rosebud entre la basura cuando comienzan a buscar las partes para armar la nave.

Sin explicación alguna de la ciencia ficción, con mucha inocencia y simples ganas de entretenimiento sin pretensiones maduras de ninguna clase, es realmente un logro que Explorers resulte ser agradable a pesar de los notables problemas. Y es que es difícil no dejarse llevar por la aventura y la energía de Ben, que desea más que nada saber qué hay más allá de lo que sus ojos son capaces de ver al mirar hacia arriba. Es su fuerte deseo lo que últimamente hace que valga la pena seguirles la corriente aunque por momentos parezca que no van a ningún lado, y es quizás lo que hace que, cuando terminan yendo a un lugar totalmente inesperado, no sea tan sorprendente como venían anticipando.

Joe Dante explicó en una entrevista que había muchas cuestiones espirituales y existenciales en el tercer acto de la película, cuando los chicos se encuentran con los extraterrestres en la nave espacial, pero que todo eso fue cortado en favor de algo más simple y casi vulgar por culpa de que la producción había sido muy apretada en todo momento. Esto es algo evidente en el desarrollo, ya que nos quedamos con las mismas preguntas que Ben se viene haciendo todo el tiempo, solo para encontrar a un par de seres coloridos salidos de Cartoon Network que no tienen nada interesante que decir, excepto hacernos recordar por qué la televisión puede llegar a ser lo peor para el aprendizaje de un niño. Por lo menos siguen haciendo geniales referencias al cine, y en un momento hasta uno de los extraterrestres dice una línea de El Halcón Maltés de John Huston, cuando le regala a Ben un amuleto sobre el cual jamás se explica su función.

Aún así, Explorers es entretenida y seguramente abrió la imaginación de muchos de los que la vieron cuando chicos. Una mirada adulta difícilmente terminaría en asombro a menos que sea por pura nostalgia, ya que como película realmente no funciona del todo. No queda ninguna enseñanza de vital importancia ni ningún mensaje con respecto a la amistad o los deseos o cualquier cosa que valga la pena transmitir, solamente la aventura y la experiencia de haber ido un poco más allá de las estrellas para la diversión del momento.

Acerca de Emmanuel Báez 2360 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D