‘Benny & Joon’, romance esquizofrénico para los más cuerdos

benny and joon dest

En El Baúl casi siempre hablamos de películas de acción, ciencia ficción o fantasía, pero creo que nunca hemos revisitado una de romance. Hoy rompemos con el cliché y rescatamos Benny & Joon, una bizarra joyita de los 90’s (casi) protagonizada por Johnny Depp, y es una de esas cintas que de tan bizarra que es, resulta bastante tierna y entrañable.

La historia sigue a dos hermanos, Benny (Aidan Quinn) y Juniper “Joon” Pearl (hermosa Mary Stuart Masterson), quienes tras perder a sus padres en un accidente cuando jóvenes, viven juntos y se cuidan el uno al otro. El detalle es que Joon padece de esquizofrenia, por lo que Benny se ve obligado a pasar la mayor parte del tiempo con ella o contratar a alguien que la cuide mientras el trabaja en su negocio. Bien dicen que las apariencias engañan, pues a pesar de la condición de Joon, nuestra adorable protagonista es bastante lista, por lo que se deshace a drede de cualquier persona que está “a su cuidado”.

En una noche con los amigos, Joon comete la travesura de jugar al póker y apostar a lo grande, una de esas apuestas de parte de Mike (uno de los jugadores) es que si Joon pierde, Sam (genial Johnny Depp), primo de él, tendrá que ir a vivir con ellos. Obviamente, Joon tuvo que cumplir su parte del trato, y es aquí cuando la diversión comienza.

¿Por qué sacar esta película de El Baúl?
Principios de los noventa y Johnny Depp ya comenzaba  apostar por los papeles bizarros, muchísimo antes de que se corromipiera por el personaje de Jack Sparrow o las múltiples colaboraciones con Tim Burton. Y lo digo no porque sea malo, sino porque en aquel entonces, Johnny todavía podía pasar de un personaje a otro sin traer rastros del anterior. Su actuación en Benny & Joon resulta ser lo más entrañable de la película (no por nada logró su segunda nominación al Globo de Oro por este papel), y es que Sam es un pequeño engendro de lo que fue Buster Keaton, famoso actor dle cine mudo. Las líneas de Depp en esta película son escasas, pues su personaje exige que se exprese a través de gestos, miradas, pequeñas sonrisas o acrobacias de lo más bizarras. Cada una de ellas transmite un mensaje, y no es mera comedia gratuita que cae en lo absurdo. Este, fue un detalle que aplaudí bastante.

Pero no nos olvidemos de nuestra querida Juniper “Joon” Pearl. Si Sam es quien aporta el comic relief, Joon es quien nos recuerda que a final de cuentas, estamos viendo una historia de amor acerca de dos marginados, que se les ve como inútiles en la sociedad, pero la realidad es que a veces, lo bizarro, lo raro, lo diferente, es más atractivo que lo normal, y lo mejor de todo, podemos aprender mucho sobre estas personas que día con día se esfuerzan por ser alguien mejor, algo que la mayoría de las veces olvidamos “los normales.” La muestra está en que el romance de Sam y Joon motiva a Benny a dar el siguiente paso en su vida personal, dejar atrás a su hermana para abrirle paso a nuevas experiencias, incluida una nueva felicidad. Por supuesto que Benny extrañaría los desayunos tan particulares de Sam y Joon (tostar sandwiches con a plancha o hacer malteadas de cereal), pero a final de cuentas, tanto Benny como su hermana merecen lo mejor. Sólo es cosa de atreverse.

Despido el Baúl de hoy con esta genial secuencia donde Johnny Depp hace uso de sus dotes de actuación y trae de vuelta los viejos años de Buster Keaton. Si bien para las nuevas generaciones lo siguiente podría verse “absurdo”, para quienes crecimos viendo a mimos o artistas que sólo se expresan a base de seas y gestos, esta escena es oro. Disfruten.

Acerca de Ricardo Trejo 95 Articles
Dicen por ahí que me parezco a Doug Narinas. David Fincher es mi pastor, nada me faltará. Amante del formato IMAX. A veces hago podcasts con mis amigos. Me encuentran en Twitter y Letterboxd como @id0ug.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D