‘Drive’, un héroe real de pocas palabras

Durante los noventa y algo minutos que dura Drive, el personaje de Ryan Gosling probablemente dice menos de mil palabras. Pareciera que no los necesita, que los siente inútiles, insulsos e innecesarios. No le hacen falta más que para dejar bien claro su forma de trabajo, porque lo que hace de noche cuando la ciudad está parcialmente dormida, es conducir para ladrones sin hacer preguntas. No se trata de un trabajo como el de El Transportador, sino algo mucho más elegante y con estilo, porque su personaje respeta las calles, y su escape no es algo desesnfrenado y lleno de acrobacias imposibles, sino tranquilo y metódico. Pero es solamente una fachada, así como su trabajo diurno de doble de riesgo para películas. Hay más de él para conocer, y no harán falta muchas palabras para hacerlo.

El director Nicolas Winding Refn (Bronson) pisa suelo norteamericano con Drive, y lo hace de manera excelsa e impecable, con una obra de arthouse que impacta tanto por sus sutilezas como por sus crudezas, con alta justificación para la violencia y poco esfuerzo en convicción, algo que realmente no necesita porque cuando se tiene un sólido guión entre manos, solo hace falta una mano capaz de trasladar esa historia con una visión lo suficientemente independiente de lo comercial para lograr algo real.

La película gira en torno al personaje de Gosling, que tampoco tiene nombre y es solamente conocido como “driver”. Él no tiene historia, no tiene pasado, y lo poco que sabemos de él lo dice su jefe (Bryan Cranston) conversando con Irene (Carey Mulligan), su nueva vecina, por quien comienza a interesarse quizás más de lo que debería. Ella tiene un hijo (Kaden Leos) y un marido en prisión, que es liberado poco después de que ellos dos comenzaran a frecuentarse un poco más. Ahí sabemos que el driver (porque de cualquier manera suena mejor en inglés) tiene más emociones de los que deja ver. Su único interés se vuelve en la seguridad de ellos dos, y del padre del chico (Oscar Isaac) que una vez que aparece, demuestra no ser el típico exconvicto que vuelve a buscar problemas. Sin embargo, los problemas le siguen fuera de prisión, y acude al vecino de Irene para tratar de saldar una cuenta y seguir con su vida.

Ahí las cosas se ponen más intensas, cuando un supuesto asalto aparentemente sencillo termina trágicamente, y el driver deberá comenzar a intentar salirse y al mismo tiempo cuidar que la sangre derramada no llegue hasta Irene y su hijo. Él dice mucho, pero cuando actúa, se asegura de que sus acciones sean lo suficientemente claras como para que no deba repetirlas. Gosling es un actor bastante carismático que puede hacer de donjuán en una película donde hace gran uso de las palabras y de su atractivo para conseguir lo que quiere, y en otra puede tener la misma chaqueta de cuero bañada de sangre y solo mirar a un hombre a los ojos y es convincente.

Debo admitir que no quedé enganchado con Gosling como la mayoría luego de The Notebook, y fue una de las razones por la cual ese drama romántico no me llegó como a la mayoría, pero varios años depués prueba que es mucho más capaz de lo que aparentó en un principio y aún tiene  mucho por delante. En Drive, aunque la historia que se formó entre los dos protagonistas no sea lo principal, hay más sentimientos y emociones regaladas en la escena dentro del elevador que en muchos dramas románticos, filmada sobriamente y con una cámara lenta que le da una fuerza inusual a esa mirada y ese beso que comparte con una Carey Mulligan entregada. Y luego, el director vuelve a lo que es naturalmente suyo y ofrece una rápida y brutal conclusión.

Luego están Ron Perlman y Albert Brooks, a quienes finalmente el driver llega para intentar terminar los problemas. El primero es un matón imponente pero con un miedo visible en los ojos, el perfecto Hellboy que fuera del maquillaje también es un buen actor, y Brooks es el jefe que provoca miedo hasta en sus más tranquilos discursos, porque da a entender aún con sonrisas que sus intenciones pueden ser bien malas. Winding Refn cumple con su historia y entrega un thriller noir con el drama y la acción necesaria para sorprender, y hasta el final, usa tan pocas palabras como le parece necesario para lograrlo. Y lo logra sin mucho esfuerzo.

Acerca de Emmanuel Báez 2309 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D