De originales y remakes: ‘Charlie, Willy Wonka, y las Fábricas de Chocolate’

Seguirá habiendo mucho debate con respecto a los remakes. ¿Son necesarios? ¿Cuál es mejor? ¿Por qué no simplemente restaurar o reestrenar los originales? Hay muchas teorías detrás de estas preguntas, y así también varios hechos, pero lo cierto es que los remakes suelen recibir mucha crítica negativa en vano porque comercialmente hablando, muchas veces tienen buenas razones de existir. Pero no quiero hablar de cómo funciona la industria del cine, quiero hablar de las películas en sí y las distintas versiones. 

chocolate factory posters post

SOBRE LA FÁBRICA DE CHOCOLATE

Son dos las producciones realizadas en base a la novela infantil de Roal Dahl, que en 1964 publicó el primero de dos libros con críticas muy positivas. La historia giraba en torno a un niño humilde y pobre llamado Charlie Bucket, en una ciudad donde todos hablan de Willy Wonka, un excéntrico fabricante de chocolates y caramelos de toda clase, que un día abre sus puertas a cinco niños suertudos de encontrar un especial boleto dorado en sus productos.

wonka

Willy Wonka and the Chocolate Factory, de Mel Stuart

Si se quedan mirando cualquier página en internet por más de 10 minutos, es muy probable que terminen viendo varias veces la cara de Gene Wilder como un meme. Si esperan unos cuantos días, quizás vean una o dos de Johnny Depp. Solo puedo decir que las primeras personas que comenzaron a usar a Wilder sabían perfectamente lo que hacían, porque es innegable que su sola mirada posee mucha más chispa de lo que Depp desearía para él mismo. La excentricidad de la interpretación de Wilder es mágica, alegre y enérgica, dibujada con una sonrisa honesta que provoca intriga y asombro. ¿Qué clase de locuras impredecibles se están cocinando en la cabeza del chocolatero con las cuales nos encontraremos fascinados a continuación?

Esta versión de 1971 fue una adaptación musical con muchas libertades con respecto a la obra original de Dahl, quien escribió el primer guion de la película y luego vio su trabajo reescrito por David Seltzer. Esto no agradó para nada al novelista, que terminó detestando el producto final y negó los derechos de filmación del segundo libro de Willy Wonka, pero es incuestionable que es la mejor versión, familiar, agradable y con personajes queribles (y detestables, cuando realmente quieren serlo). La mayoría de los niños actuaron una sola vez en su vida, incluyendo a Peter Ostrum que hizo de Charlie Bucket, pero todos tienen una personalidad claramente distinguible, además de los familiares que los acompañan. Cuando cada uno tiene un momento en cámara, cumplen perfectamente su objetivo.

Si hay algo que se le puede criticar a esta película es que varias de las canciones son de melodías tristes y algo deprimentes sin mucho movimiento o ánimo, contradiciendo su propia naturaleza. Aún así, Pure Imagination es un tema hermoso y como en toda la película, Wilder hace que sea aún más emotiva. Con momentos de hilaridad inesperada y chistes inteligentes, o referencias ridículas -como el retrato del militar nazi Martin Bormann como un “empresario paraguayo”-, esta versión es sin duda alguna la mejor de las dos.

charlie

Charlie and the Chocolate Factory, de Tim Burton

Decir que la película de 1971 es mejor que esta realmente no es algo sorprendente, ya que la de Tim Burton es un bodrio de proporciones épicas. Una adaptación que nace muerta y para cuando termina no es más que chocolate derretido y maloliente, sin nada que rescatar, excepto quizás la banda sonora de Danny Elfman, aunque no es que sea tan memorable tampoco. Durante toda la película, Johnny Depp tiene un cara que parece que en cualquier momento se pone en cuclillas y comienza a vomitar, que es probablemente el efecto que le quedó después de leer el guion de John August.

Freddie Highmore hace de Charlie Bucket esta vez, y ya vi al chico actuar maravillosamente en otras ocasiones, especialmente cuando hizo de gemelos en The Spiderwick Chronicles. Acá, sin embargo, en vez de dos personalidades, no tiene ninguna. Aún así, es el único personaje interesante, el único que resalta de alguna manera, y el único que emociona a medias. Cuando en la película original hasta los demás niños y sus padres tenían una personalidad bien definida, acá son meros secundarios sin ninguna onda, y sus padres mucho peor.

La película original comienza con música y luces de esperanza en el rostro de Peter Ostrum, cuyo personaje explica sin muchas palabras por lo que está pasando junto a su familia. La versión del 2005 tiene los peores primeros 30 minutos de la carerra de Burton, con los protagonistas explicando absolutamente todo porque aparentemente los niños de ahora no son capaces de descifrar una situación a través de las imágenes. Los Oompa-Loompas son una especie de mezcla entre nativos indígenas americanos e hindúes, cuyos “números musicales” tienen tanta energía como una pila de 3 voltios, y por si no fuera suficiente, a Tim Burton se le ocurre hacer referencias a 2001: A Space Odyssey y Psycho, lo que ya es sencillamente ofensivo. Entre esta película y su deplorable Alice in Wonderland, me será difícil decidir cuál es peor.

EDICIÓN ANTERIOR: LAS PELÍCULAS DE KING KONG

Acerca de Emmanuel Báez 2365 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D