Cuenta Regresiva al Fin del Mundo: #13 ‘Umberto D.’

No, el mundo no se acabará el 21 de diciembre del 2012, pero si así fuera, nos gustaría hablar mucho de cine antes. Como buenos cinéfilos que somos, deberíamos tener una selección de películas para llevarnos al más allá, y simplemente en caso de que todo vaya a terminar, nos vamos a poner a verlas antes de que llegue la hora. Sin ningún orden de valor en particular o ningún género predilecto, estas películas podrán ser buenas o malas, verdaderos desastres u obras maestras, pero las mismas seguirán viviendo después de nosotros.

Un anciano humilde y su perro, buscando una forma de sobrevivir.

Después de conocer el maravilloso cine de Akira Kurosawa, tuve la fortuna de que toparme con el Neorrealismo italiano, el movimiento post Segunda Guerra Mundial que acentuaba en su cine las consecuencias de la guerra. Pobreza, hambruna, desesperación… Vittorio De Sica fue el director cuyo cine fue más representativo del movimiento, y entre sus obras destacan las que componen la “Trilogía de la Pobreza”. Ladrones de Bicicletas, Milagro en Milán, y Umberto D.

Ladrones de Bicicletas es realmente la mejor de las tres, pero Umberto D. es una historia mucho más desgarradora y deshumanizante que es imposible verla sin temblar de la ternura, las lágrimas y el miedo. Umberto es un anciano desempleado que vive de la pensión del estado, pero cuando el dinero ya no le alcanza ni para comer y pagar la renta, se ve obligado a deambular por las calles con su pequeño perro Flike. Su desesperación llegará a tal punto que pensará seriamente en una salida fácil a sus problemas, pero es su perro lleno de vida quien lo hará dudar de esa decisión.

Como muchas películas del neorrealismo italiano, la mayoría de los actores eran novatos, y varios de ellos eran personas que realmente vivían en la calle en esa época. Umberto D. es probablemente una de las primeras películas que pone a un perro frente a la pantalla como un protagonista más y de quien depende el destino de la historia, porque su jovial personalidad canina contrapuesta al desasosiego de Umberto genera ese balance suficiente como para mantener con vida esos hilos de esperanza que parecen desaparecer sin solución. Y con ello, se mantiene nuestra esperanza por la vida.

¿Por qué verla antes del Fin del Mundo?

Si tienen un perro en casa, tienen toda la compañía necesaria para enfrentar al fin de los días con una sonrisa. A ellos no les importa nada, solo ser abrazados. Si no tienen uno, consíganlo.

Ver las demás películas de la Cuenta Regresiva al Fin del Mundo.

Acerca de Emmanuel Báez 2360 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D