‘Los Buscadores’ es lo que estábamos buscando

Crítica con spoilers

Después de cinco años, finalmente tenemos en cines la segunda película de Juan Carlos Maneglia y Tana Schémbori, que pusieron en el globo a Paraguay con 7 Cajas como no lo había conseguido ningún otro artista audiovisual. En este período, pasaron varias producciones decepcionantes y alguna que otra obra digna de aplausos, por lo que este estreno es importante no solo para el cine mismo, sino también para el público, que así como los aventureros de la historia, también se encontraba buscando una película nuestra que vuelva a emocionar a lo grande. Esta segunda travesía del dúo que viene trabajando inseparablemente desde hace varias décadas es una emocionante aventura que se nutre del típico humor que caracteriza a ambos realizadores en la televisión, y que en el carácter cinematográfico se convierte en una representación maravillosa de lo funcional que puede ser nuestro cine bajo las manos correctas.

La trama de Los Buscadores sigue a Manu, un canillita que vive en la Chacarita y trabaja en los alrededores de Asunción, y que un día recibe un libro que habla acerca de la historia del Paraguay, aunque luego descubre que tiene escondido un mapa que podría o no revelar la ubicación exacta de un tesoro escondido en la época de la Guerra de la Triple Alianza. Junto con su amigo Fito y Don Elio, un señor que conoce acerca de las andanzas de “los buscadores” de plata yvyguy, deciden seguir las pistas y buscar el tesoro, el cual pondría fin a los problemas económicos que están atravesando todos viviendo muy cerca de la crecida del Río Paraguay.

No es la primera película nacional en enfocarse en el tema de la “plata yvyguy”. Lo hizo Enrique Collar con Costa Dulce y Hérib Godoy con Latas Vacías, uno de los films más hermosos realizados en este país. Sin embargo, el acercamiento de Maneglia-Schémbori es una producción de gran envergadura, con un estilo de cine comercial que funciona tanto para el público local como para uno internacional. Hay una clara evolución en el ojo del dúo dinámico desde 7 Cajas, si bien lo que más extraigo de esta experiencia es lo contento que me dejó el nivel actoral, uno de los pilares más débiles del desarrollo cinematográfico del país, y que acá convence en toda su extensión, con muy pocas notas a tener en cuenta.

El guion de Maneglia sigue principalmente a Manu (Tomás Arredondo), quien recibe el misterioso libro de su abuelo, si bien al principio no toma lo descubierto como una oportunidad para darle un mejor futuro a su familia, que se encuentra viviendo al borde de la crecida. Su mamá (Nelly Dávalos) tiene un humilde puesto de medicamentos naturales en los alrededores, lo que supone el único ingreso de la familia que también está conformada por la abuela y un hermanito. Son demasiadas bocas que alimentar, y la vida en esa zona es la más complicada. Después de la insistencia de su amigo Fito (Christian Ferreira) y de ver en qué estado se encuentra su propio hogar, Manu acepta la apuesta y comienza a seguir las pistas, lo que lo lleva a una embajada donde supuestamente se encuentra el tesoro.

Ambos recurren entonces a Don Elio (Mario Toñanez), que tiene un local informático/electrónico que más parece un depósito de antigüedades tecnológicas. Él les revela que en su juventud se dedicaba a buscar “plata yvyguy”, aunque también se muestra reacio a formar parte de la búsqueda al principio. El proyecto se complica porque deben encontrar la forma de meterse en la embajada, y Manu crea un plan para engatusar a la empleada principal, Ilu (Cecilia Torres), lo que resulta ser más difícil de lo que había imaginado. Todo esto se va desarrollando ya con una serie de gags que son muy simpáticos, y la interacción entre el trío protagonista va construyendo ese humor que seguramente muchos reconocerán que es más del estilo de las series televisivas realizadas por el director, aunque esto no sea algo negativo. Es un humor bien paraguayo que no está exagerado y no entorpece en lo más mínimo la trama. Además, con nuestro único “jopara” representado con tanta naturalidad, es fácil sentirse identificados y presentes en la misma historia.

Si bien el ritmo de la película es magistral y los 100 minutos pasan volando a pura diversión, los personajes no ofrecen lo suficiente como para que ellos resulten interesantes más allá de sus acciones que van moviendo bien para adelante la trama. Tanto Fito como Don Elio son personajes con motivaciones básicas, y como Manu es el único que tiene un desarrollo un poco más sólido, resulta difícil pensar siquiera en los demás una vez que concluye la película. Sin embargo, es evidente que la intención de Maneglia, desde el segundo acto de la película, es meter a sus héroes en situaciones disparatadas inyectando aventura y comedia en dosis perfectas. Aun así, los mismos se encuentran en peligro más adelante, por lo que conocerlos más hubiese ayudado a sentir más por ellos, separando un poco la comedia y elevando la eventual tensión que toma protagonismo en el tercer acto.

Las falencias que tiene no disminuyen el efecto general de la obra. Con un gran montaje, un valor de producción elevadísimo en el que resalta un vestuario natural y escenarios bien trabajados, además de una estupenda banda sonora, de esas que uno desea seguir escuchando en casa e inspiran a la aventura, la película cumple con lo que promete. El elenco está siempre acertado, y los problemas no son actorales sino más bien con algunos personajes que se hubiesen beneficiado de una mayor exploración. Mario Toñanez resalta como la adición cómica, aunque su mirada expresa más experiencia y nostalgia, y Cecilia Torres convence con su obvia frialdad y su vulnerabilidad. La intervención de dos grandes como Jesús Pérez y Amada Gómez, si bien es breve, le da un toque extra de categoría a la producción.

Los Buscadores es otro gran logro del cine paraguayo, y el valor de entretenimiento es superior al del primer trabajo de la dupla Maneglia-Schémbori, aunque la estética más casera de aquel éxito que se convirtió en la bandera cinematográfica del país le dio un valor que no se supera con una producción más profesional. Lo que sí entrega es una dosis de humor paraguayo y una sensación de aventura tradicional que recuerda a los juegos de niños antes de que la tecnología nos haya obligado a quedarnos sentados más tiempo, y la forma en la que recorre las calles asfaltadas del centro de Asunción y los angostos callejones de la Chacarita son la cereza a una divertidísima historia que conquistará fácilmente al público local.

¿Qué les pareció la película? Dejen su calificación y comenten!
Total: 198 Promedio: 3.6
Acerca de Emmanuel Báez 2315 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

56 Comentarios

  1. Carta abierta y anónima a los directores: La razón de mi carta es mi impotencia. Sí, eso es lo que siento. Impotencia y un poco de pena. Pero no es una pena cargada de lástima, sino una teñida de frustración. Cuando vi los últimos minutos de su película, me quedé sin palabras. No sabía qué pensar. Todo había pasado tan rápido que tardé un buen tiempo en asimilarlo. Y no porque fuese una película complicada, sino porque era incompleta y a la vez, al menos para mí, chocante. Incluso ofensiva. Intentaré explicarles por qué pienso esto y trataré  (no soy muy buena escribiendo) de argumentar mis palabras con ejemplos del cine que conozco y admiro. En primer lugar, creo que tienen un producto muy colorido y potencial en sus manos. Potencial para vender, potencial para entretener. Potencial para olvidar. O -como dice uno de sus personajes en la película- para soñar. Pero todo este potencial sólo puede funcionar si un espectador suspende su intención de creer en lo que ve para dejarse llevar por fantasías inverosímiles, caticaturescas y hasta denigrantes. En una época donde el público desperdicia su dinero en películas como Wonder Woman, The Amazing Spiderman o Valerian (y doy estos ejemplos porque ustedes apuntan a un cine comercial y poco artístico), sería raro que una película como Los Buscadores no diera un buen resultado de taquilla. Venden lo que atrae a un público sin consciencia y repiten tópicos temáticos. ¿Un grupo de personas -ninguna con experiencia en la natación, al menos según el discurso de la película- saltando al río Paraguay para alcanzar un tesoro escondido? ¿En serio? ¿Y hasta lo consideraron como la escena que cierra la película? Sin ahondar en el hecho de que estas personas en ningún momento cuentan que tienen  experiencia alguna en la natación  (un comentario que hasta puede sonar rebuscado), el sólo hecho de haber presentado ese momento como el desenlace de su obra me habla bastante de su mirada, que interpreto así: para ambos, los pobres harían lo que fuera -incluso llegar a arriesgar su vida de una forma estúpida- por obtener dinero. Y nada más. Si había algún mensaje o discurso narrativo en su película, ese es el que se me quedó. ¿Y acaso hay algo más que resaltar además de eso? ¿Son los personajes seres que crecen de alguna manera? ¿Atraviesan por algún cambio? ¿Aprenden algo trascendente de su experiencia buscando un tesoro? La respuesta a todas estas preguntas es un rotundo no. Y eso es preocupante, porque significa que desde 7 Cajas ustedes no se han replanteado su tratamiento en torno a la pobreza y el actuar de quienes la padecen. Le comentaba esto a mi abuelo y él, sin haber oído demasiado, sintetizaba (de una forma espontáneamente lúcida) la razón por la cual su película sufre este defecto: “¿Y cuándo luego se ha visto que las personas hablen de cosas que nunca experimentaron?”. Lastimosamente creo mi que mi abueli no es consciente de que hoy, en la vorágine  millenial posmoderna, quienes hablan con desconocimiento (sobre arte, política, religión y cultura) son legión. Pero no puedo culparlo. Y tampoco puedo culparlos a ustedes de no haber intentado hacer una película con las mejores intenciones al menos en el campo del entretenimiento y la técnica audiovisual e interpretativa. Su obra es de un ritmo fluido y tiene a unos actores que podrían dar cátedra a quienes, hasta hoy, intentaron recrear papeles paraguayos en la pantalla grande. Y la fotografía es visualmente atractiva, como ya es usual en las producciones que cuentan con presupuesto para buenas cámaras (y con un director de fotografía que también podría dar cátedra a todos los otros directores del ramo que intentan aportar algo sustancial al cine paraguayo). Pero debo decirles que, aunque me agradara ver la calidad de sus imágenes, no comprendía la razón por la cual hicieran tanto hincapié en las visualizaciones de las casas inundadas en la Chacarita. Digo que no lo comprendí porque en ningún momento, a lo largo de la película, se trató este conflicto socio-demográfico. Ni siquiera de soslayo. Los personajes sólo se ocuparon de la búsqueda del tesoro. Por eso, me pregunto: ¿ las imágenes sólo servían para causar algún tipo de impacto al espectador? ¿Servían como background de la vida del protagonista en la Chacarita? Y si esto es sí, ¿por qué no aprovecharon esa magnífica oportunidad en la que Manu notó que el suelo del embajador estaba mojado para hacerlo hablar o pensar o traer de alguna manera a colación su situación en medio de las inundaciones? Y hablando de oportunidades desaprovechadas, creo que podría decir que la película termina convirtiéndose en un despropósito  Porque se compone de personajes que pueden dar mucho de sí pero sólo se desarrollan levemente, dejando que la historia -superior a cualquier mediocridad hecha por amateurs del cine asunceno- cojée durante la última parte y termine siendo banalizada y poco creible. ¿Por qué digo todo esto? Porque tanto Manu como Ilu y los otros tres personajes tienen motivaciones (si bien muy superficiales) para hacer lo que hacen, y eso es importante en cualquier obra de arte, porque los personajes siempre deben mostrarnos qué los impulsa a ser cómo son o a actuar como actúan. De otra manera serían unos desconocidos para el espectador y nunca podría empatizar con ninguno. Pero los personajes de esta película se quedan a medias en este ámbito, porque, si bien cuentan con motivos económicos o psicológicos (salvo el asesino que es buscado por la policía y mencionado en los noticieros), al final todos quedan a la deriva. En lugar de llegar a la madurez y entender que sus vidas, sus amistades y sus familias son más importantes que cualquier tesoro  (lo cuál hubiese sido  mucho más interesante como desenlace, teniendo en cuenta que los personajes conocen nuevas personas y Manu refuerza lazos con su abuelo), se embarcan desaforadamete a una búsqueda casi salvaje y poco racional por hacerse con el tesoro. Disculpen por mi tono, pero el haberlos conducido por ese camino me pareció un gran desperdicio, porque con el desarrollo de personajes que hay en el guión  (aparentemente poco integral), verlos crecer hubiera sido reconfortante. Verlos aceptando una realidad en la que no tienen el tesoro y pueden convivir sin él e incluso ser mejores. Se preguntarán por qué hago tanto enfasis en la maduración de los personajes. Y trataré de aclararlo como me sea posible. Creo que hoy en día, en 2017, en la era de la deconstrucción, la ficción en general debería dejar atrás los artificios que sólo oscurecen nuestra percepción de las cosas. Ver que la Wonder Woman piensa que las guerras son causadas por un Dios (y ver que ¡el mismo guión lo confirma como algo real!) sólo nos aleja de este mundo. Hace que nuestra experiencia en el cine sea inservible, y no nos llevemos nada provechoso a nuestras casas o a nuestros trabajos o donde sea. El cine evasivo es como todas las drogas alucinógenas y el alcohol: sólo sirven para dar placer momentáneo, o dolor momentáneo, o éxtasis u otro tipo de sensación alterada. De cualquier manera, son experiencia pasajeras y desechables, que para lo único que sirven es para evadir y no pensar en soluciones para el mundo (o en comprenderlo) o al menos en nuestra misma condición humana, que es tan interesante y múltiple. Lo efímero no sirve mucho: no persiste. No hay artista que haya sacado algo realmente provechoso para la comprensión de la humanidad desde la evasión. Las obras maestras trascienden y son hechas con trabajo arduo y consciente. Y por eso creo que deberían haber pensado en solucionar su película de una manera más realista y alejada del cliché de que un pobre es un estúpido y, por ese motivo, haría cualquier salvajada para tener dinero. Sírvanse de ejemplos como La Patota, de Mitre (que a pesar de su aparente maniqueísmo tiene un discurso que interpela); El Club, de Larrain (otra película que sí apuesta por la realidad a través de un relato ficticio); o Me estás matando Susana (cuya historia de amor es mucho más madura y real que él intento de amorío protagonizado por Manu e Ilu, el cuál, por cierto, también quedó como otro fragmento desperdiciado de la historia, ya que al final, en lugar de que ambos terminarán valorando su relación por encima del tesoro, lo que hacen es seguir manteniendo puesta la mirada en el objeto de sus deseos). Espero no molestarlos y que esto les  sirva para saber que hay alguien disconforme con la mirada que mantienen en sus películas. Yo, por mi parte, espero olvidar la humillación de haber visto ese espectáculo final en donde me mostraban claramente su visión de este tipo de personas.

    • LO QUE CINEFILOZ NO QUIERE DECIR:
      Teniendo en cuenta que personalmente adoro muchos de los trabajos anteriores de estos directores, de que los admiro como personas, y de que me gustó 7 cajas -para sacar de contexto cuestiones personales-, hay que decir que el cine nacional una vez más nos decepcionó, y de que al parecer no volverá a superar el hito que aquella película ha alcanzado. Este criterio lo doy con las expectativas tiradas en el piso, porque realmente esperaba mucho de esta producción.

      Lo único bueno que recuerdo de Los Buscadores es la secuencia inicial, en donde se vislumbra algo, muy poco, de lo que después no se va a cumplir: la magia y el misterio que rodea la leyenda de la Plata Yvyguy. Todo parecía estar muy bien, hasta creí que iban a usar aquella situación inicial (visual y sonoramente muy interesante) como un leitmotiv, un recurso que se puede usar perfectamente para historias como esta. Pero todas esas expectativas fueron menguando a medida que transcurría la película. No dejaba de pensar en que me recordaba más a aquella obra de teatro titulada “Plata Yvyguy Rekavo”, que es una comedia acerca de la leyenda. Y es que precisamente por eso me vino inmediatamente a la mente esa obra, sobre todo después de salir del cine, porque Los Buscadores fue sólo eso, una comedia. En ese sentido, ya que más arriba el amigo de los resúmenes de películas, trajo a colación el ejemplo de Latas Vacías, hay que resaltar con vanagloria lo siguiente: LATAS VACÍAS SI es una película sobre la leyenda de la Plata Yvyguy (y en esa película si se usan no uno, sino varios Leitmotiv, a lo Spielberg en Tiburón).

      El aspecto más negativo de la película es el guion (y qué mínimo). En los créditos finales se ve pasar tristemente los nombres de más de 5 (creo que eran más) guionistas -de los mejores que tenemos en el país, hasta donde se sabía- que figuran como asesores de guion. Con ese antecedente, no puedo creer que haya visto una película con errores tan infantiles de estructura. Lo que Cinéfiloz no quiere decir, es que la película compensa con comedia lo que no tiene de suspenso y misterio. Es un despropósito total desaprovechar la potencialidad de una leyenda así.

      Otra cosa que Cinefiloz no termina de decir del todo, es que las secuencias de presentación de los personajes al parecer fueron cortadas a diestra y siniestra, o capaz ni siquiera se escribieron; a ninguno lo llegamos a reconocer del todo, apenas comprendemos su día a día en cuanto gire en torno al detonante que, sin explicación, fue introducido en la historia: la aparición de un mapa y un libro. Ninguno de los personajes sufre transformación alguna, y de que podían, podían.
      No voy a entrar a profundizar de la inverosimilitud de los personajes, porque en ese caso será imposible no spoilear, pero sin dudas es algo característico de un Nico García con camisa violeta y traje gris en una carnicería del mercado 4, si hablamos de antecedentes. Pero ver a un canillita subir a un edificio al que claramente no tiene acceso, un dueño de cyber que más bien parece un técnico de televisores al cual nunca vemos atender ciertamente su “cyber”, me hacen dudar de si sabemos realmente construir personajes en contextos verosímiles desde el guion.

      La comparación con 7 cajas es inevitable y tiene la siguiente explicación: es realmente decepcionante ver cómo de un producto tan admirable por su sólido y original guion, su excelente e interesante relato visual y sus incontables pero invisibles problemas de producción que tuvo, vayamos a pasar a esto que ahora tenemos en los cines; una historia que no abarca ni el 50% de lo que promete a nivel narrativo (a nivel de producción es admirable el trabajo que se hizo).
      Es una película con un punto de giro y medio. Su estructura se desmorona por su molesta linealidad, y esto se evidencia cuando llegamos a la transición entre el segundo y el tercer acto -el segundo punto de giro- que termina siendo lo más insoportable de todo. Nunca pensé que de esta dupla iba a utilizar una resolución tan trillada y característica de las telenovelas: resolver el conflicto con un flashback (Una resolución posible, pero muy dificil de hacer). De hecho, 7 cajas es el mejor ejemplo que tenemos en el cine nacional, y a nivel internacional si se quiere, de cómo resolver un conflicto sin recurrir al flashback de manera novelezca. El segundo punto de giro de 7 cajas es lo mejor de la película, porque uno hila todo lo que ocurrió en menos de 10 minutos, y al final se resuelve el conflicto y de alguna u otra manera, se CUMPLE el “sueño” del personaje. Esto no ocurre ni por asomo en Los Buscadores. Hay visos de algunos sueños, ninguno de ellos entrañables o recordables, salvo uno, el del protagonista, que es expresado muy pobremente en la historia. Y lo peor de todo es que no alcanzamos a saber si se cumple o no. De hecho, ninguna de las expectativas de los protagonistas se cumple. Y si entramos a hablar de la calidad de las expectativas de estos personajes, ineludiblemente llegaremos al antecedente nefasto de que el pobre es simplemente un ignorante y “plata potá” (7 Cajas lastimosamente tiene también este discurso peyorativo). De denuncia social, esta película no tiene nada. Muy por el contrario, y otra vez, alienta al prejuicio.

      La fuerza antagónica del relato llega con muletas hasta el final del segundo acto, para luego terminarse de resolver de maneras muy pobres (un choque, un forcejeo con armas), y en las cuales se invirtieron en vano en efectos especiales para tener un resultado tan pobre en ese aspecto.

      Lo peor de todo es el final de la película, que, contra todo pronóstico de los libros de guion que siempre recomiendan como aspecto básico dejar lo mejor para el final, esta vez, nos cortan la pantalla a negro, diciéndonos: “Sí, acá donde pensaste que iba a llegar la historia, llegó, y se acabó, ya no tengo nada para contarte”. No sabemos nada al respecto de la resolución “genuina” de los conflictos que motivaron a cada uno de los personajes. Y en definitiva, eso de ninguna manera NO merece ser llamado un final abierto.

      Por suerte más arriba hablaron de que al parecer, esta dupla realmente no se replanteó verificar ordenadamente los subtextos de sus historias. La película, en su totalidad no dice nada, al igual que 7 Cajas. Salvo que en ese caso construyeron de manera magistral el relato visual y el guion como para entretenernos y olvidarnos de que, el cine es una herramienta muy potente para transmitir mensajes y/o cuestionamientos, y para hacerte ver el mundo de manera distinta después de ver una película.

      La opinión de un espectador más.

      • Cuando llegó el agua a los pies de la mamá de Manu, se podía admirar unos pies hermosos, raro en una mujer “humilde” que se pasa trabajando en la calle, lo ideal sería unos mujer con pies callosos, y en el caso de no tenerlos se recurre al maquillaje para lograr ese efecto. La piel blanca de Manu es sorprendente, teniendo en cuenta que es un canillita, entonces, sí o sí va tomar color su piel con el sol diario, no creo nomas que use protector solar y eso. No se notó mucha emoción en los personajes a creer encontrar La plata yvyguy, algo importante para que parezca “real” la película.
        Se esperó en todo momento que avanzaba la película, intervención de los espíritus , fantasmas o almas en pena, porque en eso fundamentalmente se basa la leyenda y al omitirse ese gran detalle, pareciera que se está buscando cualquier otra cosa menos un tesoro escondido, no produce emoción por ese lado. Además el abuelo de Manu era parafléjico o eso se dio a entender, pero ¿cómo es posible que dé instrucciones para que el libro se le entregue a su nieto?

        • Increíble tu visión de cómo es la gente de la chacarita… Te recuerdo que la modelo Yeruti García era de la chacarita, Fabisol Garcete, de la chacarita.. Visokolan de la Chacarita…. Y puedo pasarme un dia entero con la lista, por lo visto, no conocés un carajo del barrio… Hya ausencia de espíritus? hay, viste que estos no existen entonces, no se incluyeron en la película…. lo de paraplejico, en a cinta solo se ve que el abuelo está en silla de ruedas y no habla.. no se da ningún detalle, por ende, no des vos el dato ya que no fuiste el autor del guión…

      • “El cine es una herramienta muy potente para transmitir mensajes y/o cuestionamientos, y para hacerte ver el mundo de manera distinta después de ver una película”…. Nuevamente la pedantería de afirmar algo como verdad absoluta. El cine es lo que el cineasta quiera contar. Sin reglas, libre completamente….

    • Wow, creo que te tomaste la película demasiado en serio, aunque leer tu opinión me pareció de lo más interesante; es cierto que le faltó cierta profundidad al final de la película, aunque la búsqueda se sintió como un despropósito al final, quizás el énfasis estaba más en disfrutar de la historia

    • Existen dos tipos de críticas, las constructivas y las destructivas. El objetivo de las primeras es la llamar la atención de uno para ayudarle con sus errores y que le sirva en el futuro para mejorar algo. La segunda sin embargo, solo sirve para tratar de transmitir odio y la envidia que uno siente ante alguien que hizo bien su trabajo, comúnmente este tipo de crítica viene de alguien triste y cobarde que sabe que sus comentarios podrían lastimar a un tercero y son conscientes que hacer eso no está bien, por lo que prefiere el anonimato.

      Personalmente, hubiera aceptado y hasta respetado tu opinión, si no hubieras spoileado la película, eso es maldad, teniendo en cuenta que recién se estrenó y que hay muchísima gente que recién este fin de semana va poder ir al cine a verla. Por este motivo, todo lo que escribiste, lo tomo de la misma manera como tomo los comentarios de las personas Ke escriVen ací.

    • ¿Y? ¿Qué importa si alguien solo quiere hacer cine para entretener y quien va a verlo para entretenerse? Dejen a la gente disfrutar de lo que se le cante y anda a ver películas indie sovieticas de los 60s si eso llena tu tiempo y crecimiento personal- artistico-contemplativo pea amoa.

    • El cine no tiene que ser color de rosas y personajes descubrirse y transformarse en mejores personas anticapitalistas y benevolentes.

      El tema siempre fue la búsqueda de dinero y es lo que mueve al mundo

    • ¿O sea por no poner un huevo no podés decir que es rico, pio? Por demás ridículo es tu comentario. Con ese criterio, no deberían existir los críticos ni deberías estar en esta página, salvo que el crítico diga cosas malas de la película para que efectivamente salgas a decir: “y V0s kuANd0 hASES tu pELiculA?”

    • Para escribir semejante estupidez a las 4,33 es porque tu vida es una amargura, “La razón de mi carta es mi impotencia. Sí, eso es lo que siento. Impotencia y un poco de pena. Pero no es una pena cargada de lástima, sino una teñida de frustración” que mal estas….

    • No vas a creer NUNCA quien escribió estas palabras. ES una experta en cine. Prefirió el anonimato porque es una figura pública, del ramo del cine nacional. Sus palabras son y van a ser mayores a tu entendimiento. No sos capaz de argumentar nada en contra de lo que escribe, primero porque no tenés la capacidad, se evidencia tu sapiencia limitandote a responder: “soltá las drogas”

      • ¿Y qué hace una experta en cinematografía tirando una crítica resentida y rebuscada en una reseña de la película, como anónima? No sé si es mas ANGÁ ella con su kilométrico comentario carente de sustento ante la increíble aceptación que está teniendo la película, o vos tratando de defender lo indefendible.

  2. “Yo, por mi parte, espero olvidar la humillación de haber visto ese espectáculo final en donde me mostraban claramente su visión de este tipo de personas”
    Hija de mil quien lo que es la tipa esta, por culpa de esta gentuza es que nunca crecemos como país y nuestra cultura se va a la mierda, pueden creer la cantidad de estupideces que escribió, se nota que te dejaron sola y que nadie te da bola en esa vida.
    solta las drogas.

  3. ¡Denle el Oscar al comentario más pelotudo de la historia del cine nacional!

    Es genial la película, emociona, te mata de risa y hace que te quedes con las ganas. Para ir a ver más de una vez.

  4. Creo que, aunque un poco exagerada, Ana no está del todo tan lejos de la realidad. Hay que aclarar que la película es interesante y entretiene, es cine comercial. Hay de todo un poco, humor, suspenso, acción y en general las actuaciones no son malas. Los aspectos técnicos en general están muy bien. Pero es cierto que faltó mas desarrollo de los personajes para generar más empatía. Y también resulta incómodo de ver como saltan al río de noche todos los protagonistas, como si saber nadar fuese algo nato. Además, hay momentos en que ciertas acciones de algunos personajes se dejan descuidadas solo para que la trama pueda continuar pero que en la vida real son tan improbables. Quedaron cabos sueltos, muchos. El guión no suena del todo natural en algunas escenas, se nota que hubo esfuerzo, pero igual quedaron pequeños errores, que te desconectan un poco y te hacen recordar que estás viendo gente actuando. La crecida del río no fue utilizada de forma creativa y fue un elemento que podría haber dado mucho mas valor a la película. No digo que fue mala, pero hay errores que si se evitaban, la película iba a causar un mayor impacto, como lo hizo el anterior esfuerzo. Se aprecia el trabajo y ojalá sea un éxito para que sigan haciendo cine y sigan mejorando.

  5. Estuve viendo el otro día una serie animada de fines de los años 40.

    Un coyote perseguía a un correcaminos obviamente para comerlo. En uno de los tantos giros, el coyote acciona una bomba, que por torpeza suya, explota sobre si mismo!! Realmente me dejó indignado ver todo eso. No entiendo como los realizadores se toman la libertad de distorsionar la realidad de una forma tan patética. La velocidad que puede alcanzar un coyote es de 64 km/h, y la de un correcaminos solo 30 km/h… saquen uds. sus conclusiones.

    Y otra cosa aún peor… la explosión solo ennegreció el cuerpo del coyote, sin causarle el menor daño. Acá si permitan que me indigne en serio, ya que desperdiciaron una oportunidad impagable para enseñar al público que los explosivos son peligrosos para los seres vivos… todo esto sin tomar en cuenta la falta de profundización del personaje del coyote, porque solo sabemos que su única motivación es comer, y no conocemos nada más.
    Una pena.

    • Bravo, Richard. Acabas de comparar a los personajes de esta película con caricaturas, sumando aún más a favor de mi opinión de que Los Buscadores caricaturiza y nada más. Gracias por aclararme la duda. Ah, y también gracias por demostrarme que quienes integran el equipo de la película reciben las críticas de forma peyorativa, insultando a la inteligencia de los espectadores y tomando sus comentarios como meros juegos. Eres todo un troll de internet. Te felicito.

      • Ramiro Gomez Ramiro Gomez Ramiro Gomez

        Dicen que si mencionas 3 veces a alguien aparece. Todos sabemos que sos Ramiro Gomez, el mismo que ya había escrito una “carta abierta” para criticar a 7 cajas, el mismo que vive pendiente de todo y a todos los que le va bien en la industria audiovisual paraguaya, el único que habla todo el día de cine pero que no ha hecho nada y peor aun, lo único que hizo nadie lo conoce, porque el es el único que sabe como hacer cine en Paraguay y no hay gente inteligente como el… 😂

        Das mucha pena Ramiro, trata de filmar aunque sea a los monos del Botánico, ah cierto, eso ya lo hizo tu hermano en el fracaso Agu Netto

        Ambos necesitan con urgencia llorar fuerte para no ahogarse en sus penas y fracasos, bacterias de estiércol !

    • Jajajajajajajajajaja Sos groso !! Que risa me dan las críticas de los críticos de su propios espejos, la carencia que portan se palpa, todas las películas deben dar moralejas? Pensaba que solo en cuentos, fábulas o anécdotas. Por suerte existen los sueños, capaz que ahí tengan la capacidad de hacer un reglón de guión y finales cerrados con moralejas enriquecedoras !! La importancia que dan a la película con sus comentarios negativos y la pérdida de su valioso tiempo si que son admirables !! Nos divierten a todos estos críticos de lujo, sigan que seguimos !!!

  6. En que parte de la promoción se sugiere que en la película se cumplen sueños o los personajes aprenden algo. La película es solo para entretener, si después de terminar la travesía siguen siendo las mismas personas sería en realidad lo más lógico

  7. Antes de comentar pongas: Spoiler Alert!
    A algunas personas nos gusta no saber nada antes de ver una peli.
    Y al critico: buen argumento! Saludos desde Barcelona

  8. Fui con mis hijos y nos encantó, nos divertimos muchísimo, felicito a los realizadores pero en algo tiene razón Ana se pudo haber aprovechado el tema de la inundación, crei que en la escena de la embajada inundada harian alguna referencia o dialogo que hablen al respecto. Es mi única crítica, el resto espectacular, la foto, la actuación, la música, todo, felicidades, queremos ver más, mucho más!!!! 🙂

  9. Espero que a los defensores de la película no se les caiga el alma al piso cuando la crítica internacional no sea tan favorable. Los esfuerzos para hacerla se notan, y se aplauden, pero el resultado final sencillamente decepciona un poco. Se van a divertir al verla? Muy probablemente. Van a salir de la sala completamente satisfechos como expectadores? Puede que no tanto.

  10. A la que dijo que no es buena escribiendo ¿por que te esforzaste taaanto y escribiste 65 renglones? Dijiste ademas “uds no se han replanteado su tratamiento entorno a la pobreza y el actuar de quienes la padecen” hasta parece un discurso de H.C con teleprompter incluido. Y como diría también mi abuelita, una mujer despechada, humillada (a mi me sonó así) es mas peligrosa que una bomba atómica. Así como se lanzan a escribir, sin ser buenos en eso, denle na el crédito a los actores,al menos, que se lanzaron al agua, sin saber nadar (cosa que no me consta ) PAZ Y AMOR ! FELIZ NAVIDAD!

  11. Realmente después de ver la película, se debe destacar que en imágenes se ha progresado bastante como también en no tener publicidades dentro de la película (aunque al inicio un banco tiene que presentarlo, demostrando que se depende de empresas, a pesar de que digan que tuvo un costo de 1 millón de dólares). Una vez más la pobreza y la forma de hablar del paraguayo (aunque el paraguayo no usa “rovane” para dirigirse a la fea) son factores fundamentales para nuestras películas. Puede catalogarse como una película cómica (con argumentos poco felices), pero está lejos de 7 Cajas, en algún momento me pareció estar viendo una película peruana…

  12. Relajados! no todo tiene por que que ser verosímil, den lugar a la imaginación!
    Entiendo también que el crítico demasiado imaginativo ya no podría ser objetivo. Precisamente la ausencia de esa imaginación es los que le hace preferir las obras muy sobrias, muy desnudas, las que les dan la sensación de que podrían ser casi sus autores, se respeta las críticas pero no hablen como que son los autorizados a decir que algo está mal.
    Esto es ficción gente! no es un documental!
    Vean documentales si quieren que todo sea creíble, inclusive muchos no lo son.
    La peli es re entretenida y mágica! de todas maneras es genial todo el debate que se abre y que muchos den su mirada, lo respeto mucho! pero den también lugar a la imaginación y el entretenimiento que vale la pena!

Deja un comentario :D