Breve entrevista con Neil Corbould, supervisor de efectos especiales de ‘Rogue One: Una Historia de Star Wars’

Hace unos días pude ver una película en una sala IMAX por primera vez. Fue una experiencia que valió la pena los 400 Km que recorrí desde Asunción hasta la ciudad de Posadas, en Argentina. Para tal evento, vimos de vuelta Rogue One: Una Historia de Star Wars, y como ya me sucedió en otras ocasiones, casi terminé redescubriendo la película a través de una proyección increíble que nunca había experimentado.

De esa manera, hasta pude apreciar aspectos de la película que no había tenido en cuenta anteriormente, así como los detalles de los efectos especiales retro que fueron producto de un trabajo genial encabezado por el supervisor de efectos especiales Neil Corbould, a quien hice una breve entrevista hace un par de semanas. Ya tendría que haberlo desgrabado en ese entonces, pero creo que la oportunidad de ver nuevamente Rogue One y apreciar hasta los más mínimos detalles fue única para que esta entrevista resultara más interesante.

Neil Corbould es un especialista ganador del Óscar por su trabajo en los efectos especiales de Gladiador (2000) y Gravity (2013), y fue nominado por Superman Returns y Snow White and the Huntsman. Lo interesante fue que en toda su carrera, habiendo trabajado en más de 50 películas, solo en un par de ocasiones trabajó para algún título del género “espacial”, así que la nueva de Star Wars era algo bien diferente.

¿Cómo fue la experiencia de haber trabajado en Rogue One: Una Historia de Star Wars?

Fue una gran experiencia. Star Wars tiene demasiada historia, y creo que el sueño de cualquier supervisor de efectos especiales es trabajar en una película de Star Wars en algún momento de sus carreras, así que cuando yo recibí la llamada de Lucas Film para trabajar obviamente agarré la oportunidad sin dudar. Formar parte de estos mundos y trabajar de cerca con los espectaculares sets, fue algo diferente a mucho de lo que hice antes y creo que todo salió bien.

¿Qué tan desafiante fue el trabajo de trabajar en los efectos de Star Wars que debían imitar más a la película original?

Sin duda alguna fue bastante refrescante desde el principio poder trabajar filmando tantos efectos prácticos como fuera posible, y esa oportunidad hizo que todo fuera más interesante, a diferencia de muchas películas de estilo futurista que recurren más a post-producción. Creo que logramos que los efectos prácticos y los efectos visuales se mezclen muy bien y que el realismo de la parte visual se sienta como algo retro pero bien pulido y cuidado.

A pesar de que no es la parte de efectos especiales, ¿cómo ves el trabajo de motion-capture para revivir a actores como Peter Cushing o rejuvenecer a Carrie Fisher?

Ese es más un trabajo de John Knoll, que es supervisor [de Industrial Light and Magic], pero nosotros tuvimos la oportunidad de ver todo el proceso, y fue una gran sorpresa para mí ver a Peter Cushing de vuelta en pantalla. No había pensado tanto en eso hasta que vi la película, pero indudablemente la tecnología está en un punto tan avanzado que es increíble, y de muchas formas también ayuda muchísimo a mí trabajo que es más práctico, más efectos en cámara, mezcla con actores en vivo, y ese tipo de cosas.

Imagino que considerarías nuevamente regresar al universo Star Wars en algún futuro spin-off.

Absolutamente tomaría la oportunidad si se diera. Ya luego de Rogue One me quedé en el espacio y empecé a trabajar en la nueva película de Alien con Ridley Scott, que también está resultando muy gratificante desde el punto de vista profesional, así que tal vez me siga quedando en el espacio para una tercera película.


No se puede negar que uno de los factores más importantes que hacen que Rogue One haya sido un éxito monumental es que realmente se siente parte de ese universo de Star Wars que se creó con la primera película, desde los sets, hasta los gadgets, los accesorios, y todo el conjunto que se mezcla demasiado bien y no se siente para nada pasado de moda ni cursi, como fácilmente podría haber sido en un trabajo menos cuidado.

Al mismo tiempo, la labor de efectos visuales de Industrial Light & Magic es increíble, en especial viendo de nuevo a Peter Cushing y una versión de 19 años de Carrie Fisher, algo que realmente pude apreciar más en la experiencia IMAX, que parece ser la mejor opción para las producciones grandes de este tipo.

Acerca de Emmanuel Báez 2386 Articles

Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D