‘Bestias del Sur Salvaje’, el mundo a través de la inocencia y la imaginación

Hushpuppy tiene 6 años de edad. Tiene una gran imaginación que la ayuda a vivir todos los días lo más entretenidamente posible. Ella vive sola con su inocencia y el sueño de volver a estar con su mamá mientras acata las reglas de vida de un padre desconectado con sus sentimientos. Después de la asombrosa aventura que le espera, Hushpuppy se convertirá en una de las heroínas jóvenes más tiernas e inolvidables que el cine ha tenido en muchísimo tiempo.

Así es la vida en la Tina, una porción de isla pantanosa aislada del resto del mundo donde vive un grupo de gente despreocupada de lo que ocurre más allá, pero conectada con la naturaleza de un modo poco visto. La hermosa Quvenzhané Wallis debuta en el cine con un papel que seguramente llevará en el hombro por el resto de su vida y la primera película del director Benh Zeitlin se convierte en un relato de supervivencia y madurez imposible de ignorar y que habla de ello a través de la difícil relación que tienen padre e hija. Toda la historia se refiere a la imaginación para sobrevivir en una tierra donde no existe la electricidad ni como parte del vocabulario y seguir la narración de la pequeña Hushpuppy es de lo más simpático.

Pero a pesar de que Wink, el padre de Hushpuppy, no sabe exactamente como ser un padre, tiene importantes lecciones de vida para ella. Sentados en una especie de bote armado de restos de metal, mirando hacia una muralla de concreto, este habla acerca de lo feo que es el mundo industrial y como ellos viven en el lugar más hermoso de la Tierra. Él se cree sus palabras, y Hushpuppy también, porque no necesitan nada más para vivir. Ingeniosamente no hablan de una fecha ni un lugar, porque la Tina podría ser en cualquier lugar y en cualquier momento, y la historia es universal en los mensajes que desea que recordemos a cambio de darnos una aventura repleta de situaciones conmovedoras.

Pero luego de todo el divertimento y la despreocupación, se avecina una tormenta que asusta a muchos hasta el punto de juntar sus cosas y marcharse al “mundo seco”, como se refiere Hushpuppy a las ciudades más allá del muro. Ella sabe sobre el futuro que le espera, y como toda una fuerza de la naturaleza, se dispone a enfrentarse a lo que se avecina junto a su padre y otros pocos que deciden quedarse en la Tina a pesar de los claros problemas que tendrán después. Pero para la pequeña Hushpuppy, la tormenta encima de ellos no es lo único, ya que Wink se encuentra bastante enfermo y solo empeora luego de temporal.

Sin embargo, ellos son los hijos de la Tierra, como afirma la niña al inicio de esta aventura, y no hay mal que les quite de este lugar al que pertenecen tanto que podrían ser parte del lodo bajo sus pies y los árboles que los rodean. Se encuentran con otros amigos sobrevivientes y festejan estar vivos en la Tina, y como saben hacerlo mejor, es un festejo acompañado de mucha hilaridad, alcohol y comida lo más naturalmente posible. Un señor le quiere enseñar a Hushpuppy cómo partir un cangrejo para comerlo con un cuchillo, pero su padre se enfurece y le muestra cómo hacerlo con las manos. Seguidamente todos en coro le alientan a hacerlo como su padre le acaba de enseñar, y cuando lo logra, se le unen en un grito al únisono declarando su fuerza por sobre la naturaleza. Esta niña ya no es una niña, y pronto tendrá que enfrentarse a obstáculos mayores.

Beasts of the Southern Wild se siente bastante realista a pesar contar una historia bien fantasiosa, y quizás esto se deba, por sobre todas las cosas, a un elenco conformado por no-actores que solo pretenden no tener una cámara en frente en todo momento. Se nota en cada situación que todos creen firmemente en la película que están haciendo, y creo que el resultado hubiera sido muy diferente de tener a actores experimentados en el equipo. Estas son personas que realmente se sienten conectadas con la tierra a la que tanto cariño le tienen, y cuando hay silencios, sus ojos siguen relatando la historia inmemorial.

Inclusive la banda sonora se siente fresca, distinta y natural, como si fuera la música que emanara de la vida que les rodea. Hushpuppy habla acerca de como el universo depende de que todo encaje en su lugar, y como una sola pieza que no esté donde debe estar puede hacer que el universo esté en problemas. Esta joya independiente resuena en su maravillosa perfección, es enternecedora y brillante y está compuesta de partes que no tienen falencias sino para reforzar su propia naturaleza. Su belleza puede llegar a ser abrumadora y hablar de ella es, como la película misma, toda una aventura.

Acerca de Emmanuel Báez 2266 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D