‘Batalla: Los Ángeles’, asqueroso remix propagandístico

Está bastante claro que en el cine las ideas realmente originales son cada vez más escasas, y que tras un análisis rápido, la originalidad en sí no es más que el éxito en la mezcla de temas y elementos ya usados anteriormente. Así como pudimos ver en el genial video Everything is a Remix, el cual es más interesante luego de visionar Batalla: Los Ángeles, la creación requiere influencia; pero sin embargo, la influencia y la pereza no son nada similares, y así surgen trabajos que quieren pretender homenajear, pero que terminan convirtiéndose en una ensalada de tópicos mal condimentados.

Batalla: Los Ángeles es el último ejemplo, y quizás el más asqueroso y caradura de todos en muchos años, y ni siquiera intentan encubrir su completa falta de personalidad, sino que la acentúan con estereotipos y una pobrísima dirección por parte de Jonathan Liebesman (The Killing Room, The Texas Chainsaw Massacre: The Beginning) cuyo único acierto en este insulso despliegue de clichés fue mantener el inútil misterio contando toda la historia desde el punto de vista de los protagonistas.

La película cuenta una invasión alienígena que sufre el planeta desde el hombro de unos marines, pero literalmente desde sus hombros. El director nos escupe la historia con una introducción tan simple como innecesaria, para luego realizar un salto en el tiempo hacia atrás queriendo mostrarnos el lado humano de estos soldados, y seguidamente coloca la cámara en el hombro de los mismos y la mantiene en insoportable movimiento durante el resto del metraje. Nada más importa a partir de esto, puesto que el único objetivo del resto de la película es vendernos la preciada vida militar norteamericana, a través de los ojos de estos marines que nunca se cansan y dan absolutamente todo por su patria.

Luego todo se repite hasta el cansancio, como un mal videojuego siempre detrás de los protagonistas, donde hasta llega a ser entretenida la idea de que alguien apriete el gatillo a lo primero que se mueva. Y como además sufre de una duración extensa para lo poco que tiene que mostrar, somos testigos de secuencias clonadas a lo largo de su desarrollo; sin importar la ubicación ni los eventos, una vez que empieza una balacera, se sigue a los combatientes como intentando correr con tacos altos en una calle de arena. Afortunadamente, el director recuerda que existe algo llamado Plano General, aunque no se haya dado cuenta que estos resultan mucho más interesantes en contraposición a su inclinación por mantener la historia lo más cerrada posible. Resaltan los planos nocturnos de Los Ángeles totalmente destruido.

Los efectos especiales, controlando todo el guión, lo rescatable de todo. El diseño de producción así como las naves extraterrestres sorprenden y atemorizan por momentos, pero luego de un rato uno simplemente ya quiere que lleven a cabo su exterminio. Ayuda un Aaron Eckhart que realmente se entrega a su trabajo y es creíble, o una sexy Bridget Moynahan que atrae aún en su peor condición, o una Michelle Rodríguez que convence aún en su trillada interpretación de la chica ruda, pero nadie salva el conjunto.

Bebiendo de trabajos realizados por superiores, tales como Rescatando al Soldado Ryan (1998) y La Caída del Halcón Negro (2001), inclusive de joyas infravaloradas como Starship Troopers (1997), Liebesman filma el guión de un novato con una pericia inexperta para abordar una producción que le sobrepasa. Aun semejante conjunción de clichés como Día de la Independencia (1996) resulta más digerible 15 años después, porque Rolan Emmerich sabe filmar desastres, mientras que Batalla Los Angeles apenas se sostiene como un mal ejemplo de lo común.

El sargento a punto de retirarse, atormentado por su pasado, la mujer soldado fuerte, el nuevo capitán confundido, el nuevo marine inseguro, el civil que salva la situación y toda una mezcolanza mal ejecutada, olvidable y simplona, que nada más sirve para demostrar lo que ocurre cuando Hollywood hace propaganda: una verdadera batalla campal interna para decidir si abandonar o no la sala de cine antes del predecible final.

Acerca de Emmanuel Báez 2334 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D