‘Apollo 13’, el exitoso fracaso por llevar al hombre de vuelta a la Luna

apollo 13 post

Películas hay y muchas. Algunas nos dejan marcados de por vida y no dejan de asombrarnos sin importar cuántas veces las hayamos visto. Pero de vez en cuando, se estrenan otros dos tipos de cintas: las que injustamente quedan en el olvido y que cuentan con la misma riqueza artística que las más aclamadas, y las que alguna vez vimos y amamos cuando niños, pero con el paso del tiempo también las olvidamos sin darnos cuenta. Lo genial de ambas es que al revisitar esos filmes, nos damos cuenta el por qué amamos tanto el Séptimo Arte. Cada semana quiero rescatar cuantas películas de ese tipo sean posibles.

Muchas de mis películas favoritas se sitúan en el espacio exterior. “La última frontera” como dirían en Star Trek, y es que es genial contemplar e imaginar las infinitas posibilidades que se tiene al viajar a las estrellas, los mundos que están por descubrirse y las maravillas por admirar. Pero antes de viajar a una galaxia muy lejana, tenemos que empezar con lo que tenemos más cerca, en este caso, nuestra amada Luna.

Es del saber de muchos que el 20 de Julio de 1969, el Apolo 11 alunizó en nuestro satélite, convirtiendo a este evento en uno de los más grandes en la historia de la humanidad. Obviamente, los Estados Unidos y la NASA querían más, por lo que siguieron financiando esta empresa espacial y se llevaron a cabo más misiones a la Luna, pero una de ellas en particular tuvo la atención del mundo, y no precisamente porque tuvieran éxito.

Apollo 13 cuenta la historia de la siguiente misión a la Luna que tuvo algunos cambios antes de su despegue y durante su odisea. En la nave viajaban tres astronautas: Jim Lovell (Tom Hanks), Fred Haise (Bill Paxton) y Jack Swigert (Kevin Bacon). Este último no estaba contemplado en viajar a la Luna, pues a Ken Mattingly (Gary Sinise) se le diagnósticó sarampión poco antes de la misión. Durante el viaje del Apolo 13 a nuestro satélite, la nave sufrió una falla en los tanques de oxígeno, volando una buena parte del motor y poniendo en riesgo la misión y vida de la tripulación.

Mucho se ha dicho de Ron Howard, que si es un director mediocre, uno sobrevalorado o subestimado. Yo diría que tiene sus momentos. Sus mejores trabajos se derivan de hechos reales o dramas (véase A Beautiful Mind, Frost/Nixon, Cinderella Man), así que Apollo 13 no podía ser la excepción. Howard se vale muchísimo del recurso documental en la cinta, usándolo como un respaldo dramático sin necesidad de gastar en recreaciones de los medios de comunicación, el mero drama ya lo habían puesto las televisoras años atrás. A eso se le suma la genial dirección en las escenas de suspenso durante la misión. Apollo 13 no es la típica cinta de ir al espacio y ver explosiones por todas partes (te hablo a ti, Michael Bay), la acción de la película radica en sus líneas, en los diálogos, en las miradas dramáticas de su elenco. Acción a la que estamos acostumbrados no la encontrarán aquí.

¿Por qué sacar esta película de El Baúl?

He de decir que Apollo 13 (quizá) no es una película con la que hayamos crecido o que recordemos con cariño. Difícilmente un drama de estos pudo habernos interesado cuando niños. En algunos casos sí se habrá dado, pero para los que no, esta película a parte de contar una historia de supervivencia en el espacio sideral, es un genial ejemplo del trabajo en equipo. Más que las escenas con Tom Hanks y la tripulación de astronautas, lo que más se disfruta en la película es la otra parte del elenco: los técnicos de la NASA. La mejor actuación de la película viene de Ed Harris. Tremendo actor. Su personaje se encarga de dirigir y coordinar todos los esfuerzos por regresar al Apolo 13 a la Tierra. Harris se involucró tanto en el papel, que quiero creer que en verdad ejerció ese liderazgo en el set de filmación. Y lo que hace aún más genial las secuencias en la NASA, es el valor técnico con el que el guión respalda el drama desde el centro de vuelo. Se vale de recursos técnicos y matemáticos (y también de varios cigarrillos y tazas de café), se es fiel a lo que en realidad se haría en una emergencia espacial. Gary Sinise también se compromete con su personaje en las escenas del simulador espacial. Todas y cada una de esas escenas hacen que Apollo 13 sea una película digna de rescatarse. Una cinta que combina los viajes al espacio y el drama que a veces estos conllevan.

Nominada a nueve premios Oscar, destacando Mejor Guión Adaptado, Mejor Banda Sonora (de la mano de James Horner), Mejor Actor de Reparto (por esa genial interpretación de Ed Harris) y Mejor Película, Apollo 13 es un recordatorio que el trabajo en equipo lo es todo, aún si la misión resulta ser un fracaso, algo muy bueno todavía puede emerger de ello. Y también recrea una hermosa fantasía con la que más de uno ha soñado ver o vivir en carne propia: viajar a la Luna y dejar su huella en ella. ¿A cuántos de nosotros no nos gustaría tapar con el pulgar la Luna llena en nuestra última noche en la Tierra y después hacer lo mismo con nuestro planeta desde el espacio?, tal cual lo hace el personaje de Tom Hanks. Sería genial, ¿no creen? Ambos al alcance de nuestro pulgar, así de fácil, así de simple. Pero qué enorme esfuerzo se requiere para conquistarlos. Los dejo con el trailer oficial.

Acerca de Ricardo Trejo 95 Articles
Dicen por ahí que me parezco a Doug Narinas. David Fincher es mi pastor, nada me faltará. Amante del formato IMAX. A veces hago podcasts con mis amigos. Me encuentran en Twitter y Letterboxd como @id0ug.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D