‘American Horror Story: Cult’, la política del horror

Luego de una temporada cargada hasta el tope de fantasmas y eventos paranormales American Horror Story optó en su séptima temporada por ofrecer la trama más centrada en la realidad en la historia del show hasta el momento y dio una oportunidad de brillar con luz propio a uno de sus actores más antiguos.

UNA ATERRADORA REALIDAD

Al contrario de lo sucedido con la sexta temporada (Roanoke), el creador y productor Ryan Murphy fue bastante directo respecto al tema central de Cult: las consecuencias de las elecciones presidenciales norteamericanas de 2016. Además, por primera vez, la temporada no contaría con ningún elemento sobrenatural.

Un tema así, lógicamente, volvió a la serie extremadamente política pero también muy interesante en cuanto a la forma de presentar los peligros reales de la derecha alternativa y el poder que sus miembros sintieron haber ganado una vez que Donald Trump resultó electo presidente.

Y es uno de estos estereotipos de hombre blanco, joven, misógino y racista que constantemente vemos adoptando creencias de derecha alternativa quien está en el centro del culto en cuestión, Kai Anderson, interpretado magistralmente por un Evan Peters que finalmente tiene una oportunidad de lucirse después de tantos años. Kai busca paulatinamente ascender las escaleras políticas hasta llegar a los más altos cargos que le permitan implementar leyes con las que aumentar aún más el poder que puede ejercer sobre terceros. Todo esto lo hará junto con los miembros de su secta, quienes asesinarán a quien se ponga en su camino usando, preferentemente, sus miedos más grandes como armas.

La otra protagonista principal es nuevamente Sarah Paulson, quien esta vez interpreta a Ally Mayfair-Richards, una mujer cuya inestable psique se ve completamente destrozada por la asunción de Donald Trump al poder, lo cual despierta antiguas fobias que ya creía manejadas y exalta una ansiedad persecutoria de forma (aparentemente) desmedida, principalmente en lo que se relaciona con Kai y su falsa fachado de joven preocupado por su comunidad.

NUDOS Y DESENLACES: UN PROBLEMA CONSTANTE

Puede que Cult resulte un tanto tediosa en un principio, principalmente porque Ally es una protagonista con la que resulta muy difícil simpatizar (su complicado estado emocional la hace actuar de forma errática y egoísta), pero con el avance de los episodios y a medida que las vidas de Kai y Ally comienzan a entrelazarse todo se pone más interesante. ¿Cuál es la obsesión de Kai con Ally? ¿Las personas cercanas a Ally realmente están preocupadas por su bienestar? ¿Está Ally imaginando cosas o realmente es acosada por payasos asesinos?

Lastimosamente, y como es casi regla general en American Horror Story, la trama pierde su camino hacia el medio, reconstruyendo nociones que ya creíamos como fijas en relación a los personajes principales, para ofrecernos un desenlace muy diferente al que se nos podría haber ocurrido en un principio. Los personajes comienzan a mostrar sus verdaderas intenciones y personalidades, lo cual no funciona en todos los casos (como el de Ivy, la esposa de Ally) pero en otros logra esclarecer perfectamente su razón de ser (el caso de Winter).

Estos aciertos y desaciertos que nos obligan a re-evaluar los conceptos que teníamos de los personajes principales, sus ambiciones y sus capacidades, igualmente nos dejan un claro mensaje al final: toda persona puede salirse de su molde (para bien o para mal) si es correctamente presionada.

EVAN PETERS SUPERESTRELLA

Lo que no puede dejar de recalcarse son las fabulosas interpretaciones brindadas por Peters a lo largo de la temporada.

El actor no solo dio vida al manipulador y engreído Kai, líder del culto en el centro de la serie, sino que también se encargó de encarnar (a través de flashbacks) a los líderes de cultos y sectas de todo tipo como Charles Manson y Jim Jones e incluso a Andy Warhol (en un episodio que al principio parece aislado del resto de la historia pero que para el final de la temporada demostrará ser de fundamental importancia).

Peters participó de todas las temporadas de American Horror Story, pero es en Cult en la que no solo toma un protagonismo mayor, sino que también cuenta con un material hecho a la medida de sus fortalezas como actor.

Que no sorprenda a nadie si el actor logra hacerse con su primer Golden Globe (o hasta Emmy) gracias a esta temporada.

MÁS ALLÁ DE LA FICCIÓN: RAICES CONOCIDAS

Además de la falta de elementos sobrenaturales y el énfasis en el estado actual de la política estadounidense, Cult demostró episodio tras episodio que las probabilidades de que haya un Kai Anderson suelto en el mundo real son muy grandes.

A lo largo de la serie se nos recuerdan hechos históricos sobre líderes de cultos y sectas que, ante el horror del mundo entero, lograron amasar una gran cantidad de seguidores para cometer todo tipo de atrocidades con diferentes promesas aprovechándose de personas vulnerables.

Es por esto que vemos recreados en pantalla el asesinato de la actriz Sharon Tate por parte de la familia Manson, el intento de asesinato a Andy Warhol por parte de la feminista radical Valerie Solanas (conocida por la publicación del Manifiesto SCUM) y otros. Potenciales líderes de cultos como Kai existen desde siempre, a la espera de que el ambiente político y social les brinden la posibilidad de salir a la luz.

Bien Ally podría ser una seguidora de cualquier de estos cultos dada su fragilidad emocional al inicio de la temporada, pero ese finalmente no termina siendo el caso, y ese es uno de los puntos más interesantes de la historia de Cult.

Esta y otras series pueden ver siempre en Personal TV

Acerca de Javier Ferreira 6 Articles

Intento de Geek, fanático de demasiadas cosas, psicoloco que no quiere hacer su tesis y evasor de responsabilidades.

2 Comentarios

Deja un comentario :D