6 películas esenciales para ver en el Día del Niño

Si bien deberíamos agasajar a los niños (principalmente al que llevamos dentro) todo lo posible, no está mal que elijamos una época (como las vacaciones) o un día (como el Día del Niño) para hacerlo. ¿Y qué mejor manera que reviendo aquellas historias que hasta el día de hoy pintan profundas sonrisas en nuestros rostros? A continuación, algunas películas que todo niño debería ver, según mi subjetivo punto de vista, aunque sin orden particular.

El Rey León

La historia de Simba es una que me trae gratos recuerdos. Con el reestreno en 3D el año pasado, todas aquellas escenas que creí olvidadas volvieron a mi memoria y la muerte de Mufasa fue aún más trágica que la primera vez que la vi. El Rey León trajo consigo también dos de los personajes más entrañables de Disney, Timón y Pumba, quienes con el tiempo tendrían su propio y exitoso spin-off.

¿Por qué verla? Porque el valor lo llevamos todos dentro de nosotros y nada es más importante que creer en uno mismo. Además… ¡Hakuna matata! La banda sonora de esta película sonó en nuestros cumpleaños, nuestros padres con regalaron el disco y cualquier cinéfilo que se precie habrá tarareado alguna vez que no puede esperar para ser rey, ¿o no?

E.T. the Extra-Terrestrial

Aunque no seas amante de Spielberg, es innegable la genialidad de este director para contar historias conmovedoras. El pequeño alien que llegó por accidente a la tierra y el niño que encontró en él al amigo que necesitaba. La famosa escena de la bicicleta y la luna se convirtió en una imagen icónica de la historia del cine.

¿Por qué verla? Porque una de las maneras más bellas de aprender algunos valores es con una buena película. Más allá del mérito artístico de esta obra, la enseñanza queda en la posibilidad de crear lazos por encima de las diferencias más aparentes, además de dejar una lección bastante evidente sobre los males del temor a lo desconocido.

Toy Story, las tres

A pesar de que la tercera entrega de esta saga ya no llegó en mi niñez, es una de esas películas que todos mis hijos, sobrinos y nietos verán simplemente porque no hay nada más importante que el de los lazos humanos. Woody y Buzz son el dúo dinámico, el Batman&Robin de la animación. Estas película de Pixar son, definitivamente, el mérito narrativo mayor de la compañía.

¿Por qué verla? A pesar de estar contada a través de juguetes, la belleza de la historia está justamente en cómo a pesar de poder escudarnos detrás de nuestras diferencias, la amistad puede esperarnos donde menos lo esperamos. En alguien que al principio no nos cayó bien puede estar escondida la historia más fantástica de nuestras vidas.

The Wizard of Oz

¿Quién no conoce a Dorothy? En los años dorados de Hollywood esta película llegó a ser una de las más aplaudidas. El musical basado en el éxito literario infantil de inicios del siglo XX ilustra el mundo ideal de los niños. Todos querríamos saber qué hay más allá del arcoiris, más aún viajando en compañía del Hombre de Hojalata, del León Cobarde y del Espantapájaros.

¿Por qué verla? Quizás uno de los primeros filmes en llenar la pantalla de simbolismos y moralejas tan profundas. Su mérito va más allá del espectáculo visual, llegando a calar corazones gracias a sus innumerables citas. Mi preferida: No hay lugar como el hogar (there’s no place like home).

Spirited Away (El Viaje de Chihiro)

Aunque por acá conocemos poco las geniales películas de Estudio Ghibli, la casa japonesa de animación ha producido decenas de películas artísticamente bellas y humanamente profundas. Muchos conocerán a Ghibli por Mi Vecino Totoro, para mí, su mejor trabajo está en El Viaje de Chihiro. Cuando la pequeña Chihiro llega a un pueblo desconocido y abandonado, la aventura la está esperando a la vuelta de la primera esquina cuando se embarca en la tarea de encontrar a sus padres en un mundo que no le pertenece a ella, sino a los espíritus y fantasmas.

¿Por qué verla? La aventura siempre es uno de los mejores elementos para atraer a los más pequeños a la pantalla, y si tenemos en cuenta que Chihiro está llena de elementos cómicos, se convierte en la historia perfecta para los niños (y los no tanto).

It’s a Wonderful Life

Si les soy sincera, esta la vi recién este año. Sin embargo, It’s a Wonderful Life es esa que les haría ver a mis hijos en uno de esos días en que son más difíciles. La historia sobre el hombre que siempre se dio a los demás sin pedir nada a cambio y a quien la mala suerte lleva a la desesperación es una de esas películas que nos ponen los ojos húmedos desde el principio.

¿Por qué verla? Porque es maravillosa, como la vida. Una de esas que te hacen mirar a un costado y agradecer por la gente que está a tu lado, o por las cosas que tenés, o simplemente porque estás vivo y sos importante para todos los que te aman. ¿Cursi? Un poquito, ¿pero quién no lo es aunque sea un poco?

Indiana Jones, Star Wars, The Breakfast Club, Marley and me, 101 Dálmatas, Buscando a Nemo, Patch Adams, Jumanji… películas que de una u otra manera existen para enseñar valores, contar aventuras, estimular nuestra imaginación, apreciar a nuestros afectos y amarnos a nosotros mismos. Quedan decenas de películas en el tintero, como La Bella y la Bestia, mi cuento clásico preferido donde el amor nace del corazón y no de los ojos o el interés.

El cine nos mueve, nos llena, nos conmueve y nos ilustra, es por eso que todos, incluso los más pequeños, tenemos algo que aprender mientras nos entretenemos con la gran pantalla.

 

Acerca de Patricia Arévalos 3 Articles
Devoradora de libros, fanática del filme y la literatura negra, cinéfila-wannabe, admiradora del arte pero no tan artista que digamos.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D