‘Megamente’, cuando Lex Luthor fue el salvador

megamind dest

Algo interesante está ocurriendo en el cine ahora mismo: el cine de animación está en su punto más memorable y se vienen películas todavía más atractivas. Por otro lado, el cine de superhéroes está en auge, y los títulos que se vienen también prometen una emoción incomparable, sin dejar de mencionar que uno de ellos es Superman, el superhéroe más clásico que revivió en el cine de la mano de Zack Snyder, y ahora se enfrentará a otro superhéroe en una lucha de egos. Una película que creo que mezcló genialmente todos estos elementos fue Megamind, que merece más atención de la que recibió en su momento.

Megamind no es solamente una historia bien entretenida, es un gran homenaje a Superman, y probablemente la mejor película del Hombre de Acero desde su última aparición en la pantalla grande, que definitivamente no fue Superman Returns, por más que algunos quieran defenderlo. Esta obra es, además, un buen comentario acerca de la naturaleza de los villanos y superhéroes y cómo se los ve en el cine, todo esto envuelto en un paquete de humor, buena animación, y un gran casting de voces.

La premisa misma de la película es similar a la Superman. Todo arranca con la muerte de un planeta lejano, y unos padres desesperados que envían a su bebé en una cápsula para atravesar el espacio y aterrizar en un mundo más joven. Sin embargo, en un planeta vecino que estaba sufriendo el mismo destino, otro bebé fue salvado de la misma forma, aterrizando en el mismo mundo, e iniciando un enfrentamiento de egos que duraría toda una vida. Por un lado, Megamind (Will Ferrell) creció para convertirse en villano, y por el otro, Metro Man (Brad Pitt), se volvió en el salvador de la ciudad.

Ahí yace lo más interesante de la película, ya que es Metro Man el que tiene los superpoderes como poder volar y visión láser, lo que convierte a Megamind en el Lex Luthor de la obra, cuya pregunta fundamental, “¿Qué pasaría si Lex Luthor ganara?”, es lo que la hace entretenida y diferente. Gracias a un estupendo trabajo en las voces, la animación fresca y moderada en colores, diálogos ingeniosos y bien entregados, y algunos que otros gags más que simpáticos, es una película que tiene todos los elementos para estar en un buen lugar en la memoria colectiva de los fanáticos del género.

La trama avanza luego de la desaparición del superhéroe de la ciudad, y lo que nuestro villano hace para disfrutar su victoria. Sin embargo, esto rápidamente se convierte en una rutina, ya que descubre que lo que lo hacía sentir completo era la presencia de una figura buena a quien poder enfrentarse. Esto lo hace reflexionar, y termina creando a un superhéroe de forma accidental, con la intención de tener de nuevo a alguien con quien pelear. Desafortunadamente, Titán (Jonah Hill) no sale como lo había imaginado, y el nuevo superhéroe termina siendo un némesis todavía más temible, llevándolo a una introspección que lo hará conocer su verdadera naturaleza.

Megamind es entretenimiento puro, y lo que no es dato menor, tiene una de las mejores bandas sonoras del cine de animación, desde Elvis Presley, pasando por AC/DC, y llegando a Guns N’ Roses en una espectacular escena donde el nuevo salvador de la historia se presenta, un elemento más que relevante en todo relato de superhéroes y villanos. Solo falta que esta película tenga una secuela, y ya estará mucho más acorde a las tendencias actuales del género, pero mientras tanto, vale disfrutarla de nuevo ya que el cine está sobrecargado de eso.

megamente

Acerca de Emmanuel Báez 2334 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D