‘The Intern’, la experiencia no envejece

the intern des

Cada tanto llega una película cuyo único propósito es generar buenas sensaciones. “Feel-good movie”, le dicen en inglés, y son historias completamente inocentes que, en su gran mayoría, carecen de conflictos sustanciales como para que sean memorables, pero sí suelen funcionar para pasarla bien. Estas películas no soportarían un escrutinio profundo, aunque eso, bajo ninguna circunstancia, determina la calidad del mismo. Este año tenemos The Intern, con Robert de NiroAnne Hathaway, y un tierno relato sobre la experiencia de la vida.

La trama se centra en Ben, un viudo de setenta años que ya intentó de todo tras su jubilación, pero que sigue sintiendo un vacío en su vida que desea llenar con algo. Sus previas actividades van desde aprender mandarín hasta hacer yoga, pero su más nueva aventura será un programa de pasantía para adultos mayores en una novedosa compañía de venta de prendas por internet. La misma está liderada por Jules, una inteligente mujer del siglo XXI que empieza a abarcar mucho y apretar poco, lo que está generando problemas para la empresa.

Ahí entra Ben, una figura inusual en su compañía de 200 empleados jóvenes de la generación Facebook, con su maletín diseñado en 1973 y sus herramientas de trabajo que incluyen un reloj de mesa analógico, una agenda física, una calculadora de nueve dígitos, y algunas cosas más que no encajan con el resto del ambiente. Él probará ser una adición más que interesante y necesaria para el gran proyecto de Jules que se encuentra al borde del colapso debido a problemas internos, por lo cual deberá acceder a seleccionar un nuevo CEO que pueda encaminar de nuevo la empresa a un éxito continuo.

No hay nada absolutamente original en la historia que es básicamente acerca de un encuentro de generaciones y cómo la experiencia nunca envejece, o “nunca pasa de moda”, y lo que una persona adulta puede aportar a una generación multitarea como es la nuestra. Todo esto de la forma más superficial, pero no por eso menos entrañable. De hecho, es enternecedor ver a alguien como de Niro en un papel como este, teniendo en cuenta que los actores adultos mayores en Hollywood realmente la tienen difícil en un paisaje sobrecargado de rostros jóvenes que lideran franquicias taquilleras.

Me gustaría explayarme sobre ese panorama, pero la película realmente no indaga de más en esta situación, por lo que no vale la pena. Sí funciona disfrutar de la química entre Hathaway y de Niro que es convincente y hace de la historia todavía más ligera, y aunque no se presenta ningún conflicto que se sienta realmente espinoso, todo avanza sin problemas. Está el tema de que Jules debe elegir un CEO nuevo para la compañía que ella misma fundó, pero todo lo que ocurre alrededor de eso es extremadamente alegre y esperanzador, así que cualquier pesadumbre se desvanece rápidamente.

Hay buen humor en The Intern, y personajes simples pero fáciles de seguir. Es la firma de Nancy Meyers que escribió y dirigió la obra, así como otras del género como Something’s Gotta Give y The Holiday, aunque personalmente prefiero What Women Want cuando Mel Gibson todavía era políticamente correcto. No podría hablar demasiado de la película, por más que quisiera, aunque sí aprecio que hayan introducido algunos conceptos actuales, poco tratados en el cine, como las mujeres trabajadoras de la nueva era y los hombres que son papás a tiempo completo. El resto del tiempo son buenos momentos entre de Niro, Hathaway, y Rene Russo, que definitivamente no pasa de moda.

Acerca de Emmanuel Báez 2282 Articles
Editor en Jefe y crítico de cine en @Cinefiloz, primer miembro paraguayo del Online Film Critics Society, columnista en @amilkmdelmar, hablando de películas en todos lados.

Sé el primero en comentar!

Deja un comentario :D